Robin Williams

SUICIDIO Y ESTIGMA. ¿Lo fue el de Blanca Fdez. Ochoa? ¿Hablamos de ello?

Hace poco vi la película “Ha nacido una estrella” de Lady Gaga y Bradley Cooper. Y la verdad es que me dejó pelín tocado. No me la esperaba así. Y yo no sé si finalmente BLANCA FERNÁNDEZ OCHOA habrá fallecido fruto de una decisión personal o no. Pero quiero hablar hoy de ese tema. Otro tema TABÚ. Pero no por ello inexistente. El SUICIDIO. Porque a veces nos creemos, ilusos y necios de nosotros, que por no hablar de tal o cuál cuestión y ser negacionistas, tal realidad deja de existir. Como si el NO hacerlo, acabara con el problema.

B.S.O Film “Ha nacido…”

 

¿Y si fuéramos valientes? ¿Y si habláramos claro y de frente sobre el SUICIDIO? ¿Sobre una de las causas de muerte más importantes en España? ¿Por qué no hablar, en el caso de que BLANCA FERNÁNDEZ OCHOA se hubiera suicidado, sin miedo y sin vergüenza sobre ello? Quizás casos tan mediáticos y de personas-referente pudieran ayudar a muchas y muchos otros a resistir. Y a nosotros a poner el foco en lo que está pasando.  En el peligro del SILENCIO y en las carencias del sistema público de atención a pacientes con patologías mentales.

Tan sólo con que ayudara a una sola persona, este artículo y este post ya habrán merecido todo la pena.

¿La Sanidad Pública tiene medios y métodos suficientes y adecuados para estas “nuevas gripes”? Enfermedades cada vez más comunes y extendidas en este siglo XXI de mucha tecnología y relaciones a distancia pero poca calidez y humanidad. Enfermedades que afectan al alma y la mente. Dolencias “invisibles”. Porque no se ven como una fractura, ni duelen físicamente. Pero que pueden hacerte sufrir tanto y tan profundo como para llevarte a querer dejar de vivir. Y no hablamos sólo de gente “sin recursos”. Hablamos de que esas enfermedades son transversales. Y no entienden de clases sociales, ni de estatus… Y eso lo sabe bien gente como el futbolista Iniesta, que tuvo suerte y ayuda y lo superó. Pero gente como el DJ Avicci, Amy WineHouse, el actor Robin Williams, Kurt Kobain y ahora posiblemente BLANCA FERNÁNDEZ OCHOA…no pudieron o no supieron… Como tanta gente anónima que se quitó la vida. Seguro que todos y todas hemos conocido, tristemente, algún caso cercano…De personas que llegaron a ese momento límite en el que decides que ya no quieres más. Que ya no puedes más…(descansen todas y todos en paz y ojalá hayan encontrado eso precisamente…descansar…)

Robin

Amy…

 

Avicii. Descansen en paz…

“Según el INE, el suicidio lleva siendo primera causa de muerte no natural en España desde 2005. En el año 2017 –últimos datos disponibles–  3.679 personas vieron como única solución, quitarse la vida”

 

 

 

 

 

El modelo de sociedad actual nos entrena desde pequeños para alcanzar el éxito y lograr ambiciones materialistas, pero nadie nos prepara para afrontar la frustración, el fracaso o la desmotivación. Para vencer el VACÍO. Porque de eso hay quienes sabemos un poco. Del vacío. Una emoción difícil de explicar. Rara. Caprichosa. Y que a veces uno no sabe ni por qué llega ni cómo expulsar. Pero que miles y miles de personas hemos sentido y sufrido alguna vez. Porque se sufre. Es invasiva. Enigmática. Y dura de roer.  Y se puede agudizar hasta querer quitarte la vida. Yo escribí sobre ese vacío cuando apenas era un niño. Hoy sé que eso me ayudó. Hablar de ello es necesario. Y urgente. Hay que lograr que esas personas no se sientan solas, ni acomplejadas, ni tengan miedo al juicio de la gente. Hay que lograr que el silencio no las rompa por dentro. Hay que matar el silencio. (Walt Withman dixit)

Y en paralelo presionar a los gobiernos para que la SANIDAD ponga más medios. Más médicos especialistas. Más psicólogos y psicólogas. Que todas esas personas no tengan que pagar 70 € por consulta. Eso si es que pueden. En terapias que son largas y costosas en el tiempo. Que suelen durar años. Las enfermedades mentales no son constipados. Cualquier profesional o persona que haya padecido alguna lo sabe.

¿Pero qué les llevó a Avicci, Kurt, Jim, Robin, etc. a querer renunciar a lo más valioso que tenemos? ¿O a Iniesta a querer dejarlo todo? Hay una película, bellísima y durísima a la vez que habla de ello… De la que antes os hablaba. “Ha nacido una estrella”. Con Lady Gaga y Bradley Cooper.

¿Y sabéis? Yo tengo mis propias teorías. Pero a casi todas las une una misma cosa. EL SILENCIO. Que no es otra cosa que una especie de GRITO DE SOCORRO NUNCA VOCALIZADO. Nunca hecho sonido. Sólo emitido en su interior. Dentro de su mente. Nunca exteriorizado. Y convertido en un silencio desgarrador. Y que acarrea la más inmensa y oscura soledad ante el problema que se tenga. Fuere el que fuere. Da igual un VACÍO existencial que no se logra llenar, que un desamor, que una deuda económica, que un fracaso, que una enfermedad sobrevenida… EL SILENCIO. Eso fue lo que nos les robó al final. A tantas personas, genios o no. En ese momento extremo.

Descanse en paz, Blanca…

 

No fue que fueran más débiles, o más sensibles… Todas y todos, lo somos al fin y al cabo. Fuertes y sensibles a la vez… No fue eso. NO. Fue el no saber o el no poder. Reventar. Pero hacia fuera. Libres de esa asfixiante y cruel soledad del monólogo interior. De la implosión. Del castigo de sentirse una voz que grita pero que nadie escucha… De la soledad de nadie más que el eco al otro lado… (TELÉFONO DE LA ESPERANZA – 717 003 717)

 

Ellas y ellos decidieron que así fuera. Y eso nos les arrebató de esta vida. ¿Y qué pena verdad? Esa sensación de no haber podido estar justo ahí en ese mismo instante. Un amigo, una madre, una pareja, un vecino, una hermana, un compañero de curro, una psicóloga… ALGUIEN. Alguien al otro lado de un café, o de un teléfono, o de una almohada…Una mirada. Unos oídos. Un “tranquilo, no va a pasar nada. Todo tiene solución…” . Y romper ese muro. Y después seguir haciéndolo. Claro. Arreglar un problema requiere enfrentarlo, trabajarlo y esforzarse mucho.  Rascar en la superficie para llegar al origen. Para curarlo. O aceptarlo. Trabajar. Trabajarse. Duro. Pero si se cruza la línea roja, ya nada de eso tiene enmienda… JAMÁS OS CALLÉIS UNA PENA O UN VACÍO. Hay muchos al otro lado que se han sentido igual que vosotros y vosotras. Igual. O peor. (TELÉFONO DE LA ESPERANZA – 717 003 717)

De mi primer libro…Escrito con esa edad. Sentido mucho antes…

Quiero dedicar y dirigirme hoy con este escrito con todo el amor del mundo y con mucha paz a quien sufre y no la encuentra. Y a quienes hayan encontrado su descanso en la muerte porque no supieron o no pudieron vencer a la existencia… Ojalá estén por fin en paz…  Todos los países europeos empiezan a preocuparse de medidas preventivas. Pero jamás hablamos de ello. Y es una realidad que existe. Empecemos por aquí. Por hablar de ello . Y ayudarnos. A vencer.

Abrazo grande y carpe diem, oh, capitanas y capitanes!!! Cuídense infinito  #TodasBajoElMismoSol

(TELÉFONO DE LA ESPERANZA – 717 003 717)

DESCANSE EN PAZ ROBIN WILLIAMS – Hasta Nunca Jamás

DESCANSE EN PAZ y Hasta Nunca Jamás, Robin Williams.

Porque es allí donde espero que descanses y donde hayas encontrado por fin la paz.  Tu paz. En ese país en el que, al igual que el Peter

“Vivir será una fantástica aventura”

Pan inolvidable que interpretaste junto a Dustin Hofmann,  nunca se enveceje y donde los sueños y la inocencia se mantienen siempre vivos. Como ese brillo pícaro de tus ojillos de eso. De Peter. O de profesor, o de señora canguro, o de médico payaso altruista, o de locutor insurrecto en Vietnam, o de tantos y tantos papeles que dejas ya para la Historia del Cine.  Te has dado el piro como los grandes. Dejando huella. Poso. Cariño. Indomable. A lo Will Hunting.  Este es mi más humilde homenaje al Williams que yo conocí. Que era solo el del plasma. El actor. El de las pelis. Pero suficiente. Porque las trascendía. Y estoy seguro de que no es casualidad que un actor interprete siempre ciertos actores y elija ciertos guiones en los que poner su cuerpo y su alma. Estoy seguro de que no fuiste el profesor Keating del Club de Los Poetas por casualidad. Entre tú y yo, Robin jauna. Lo sé.  😉

Así que yo no sé que sería lo que me hizo subirme a una mesa y ponerme en pie tantas veces… (pobres padres míos, pobres profes, Poesía es Revoluciónpobres jefes y pobre autoridad en general)  Yo no sé si esa rebeldía contra ‘lo establecido’, ‘lo dominante’ ‘lo impuesto’, ‘lo rígido’ , ‘lo hegemónico’,  fuera sin yo elegirlo heredado de la mala uva y del inconformismo de mi abuela o del gen minero del otro abuelo, o de las manos y el alma con heridas de guerra de los otros dos (que estarán todos ahora por ahí contigo) No sé si sería solo por eso o porque películas como esa jalearon algo. Y me hicieron subirme a una mesa cada vez que lo estimé oportuno y justo…Y ponerme a escribir cuando bajaba de ella… DESCANSE EN PAZ. “OH CAPITÁN!!” (W. Withman – 31Mayo1819)

Agur eta ohore decimos en Euskadi.  Nuestra especie de ‘fuerza y honor’ a la vasca. Nuestro ‘adiós y respeto’.  Nuestras gracias.

 

 ¡Oh, Capitán! ¡Mi Capitán!…”

  EL CLUB DE LOS POETAS MUERTOS

“CARPE DIEM” – (Febrero de 1994. 15 años)

¡Vivir! ¡Yo quiero vivir!

Sentir correr por mis venas

los segundos de esta vida

de ideales y quimeras.

¡Vivir! ¡Solo quiero vivir!

Exprimir estos racimos

de la vida por andar,

sin conocer mi destino.

¡Vivir! ¡Solamente vivir!

No perderme ni un momento

de este fugaz trayecto

de ilusiones y tormentos.

¡Vivir! ¡Deseo vivir!

Soñar con el nuevo día

antes de que este llegue

con sus penas y alegrías.

¡Vivir! ¡Yo quiero vivir!

Morir sabiéndolo todo

de este camino incierto

tan efímero y hermoso.

¡Vivir! ¡Sólo quiero vivir!

Con el haz de luz primero,

ir a correr por los prados

y perderme entre el centeno.

¡Vivir! ¡Solamente vivir!

Dando gracias cada día

al Hacedor del camino

por concedernos la vida.

¡Vivir! ¡Deseo vivir!

Sabiendo al rozar el cielo

que podré en los mis recuerdos

buscar eterno consuelo.

 

¡Vivir! ¡Yo quiero vivir!

 

 

Categorias