requiescat in pace

ESCRIBIR: UNA EXTRAÑA FE A LA QUE AFERRARSE.

¡¡Madre mía!! Hoy haciendo limpieza en casa me he topado con una vieja carpeta que tengo desde pequeño. Guardada como un tesoro. Y en ella tengo guardadas cosas de hace 30 años. ¡¡Y el papel aguanta!! jajaja. La verdad es que me he reído. Y también me he emocionado. Y sorprendido. Como si todo lo que allí había fuera de alguien que no era yo. Tenía diez años cuando todo comenzó. Hoy tengo ya 40. ¡¡Buf, vuela la vida!! Así que hace tantos tantos años, y he escrito y escrito tantísimas cosas, que ya ni recordaba muchas de ellas… Y hoy me estoy dando cuenta de que jamás he dejado de producir. Escribir. Desde niño. Como una “extraña fe a la que aferrarse”. Como una enfermedad. Maníaca. E incurable. De las sanas.

Año 1989. Estaba en 5° de EGB. Aún no había cumplido yo 10 años. Y escribí aquellos primeros periódicos. Director, redactor, editor, ¡¡y hasta dibujante!! jajaja. Que yo no recordaba haber dibujado jamás. Me meo.  Me meo de risa leyéndome. Flipaba. Flipaba mucho.

Mis primeros periódicos

 

Después. Agosto de 1992. Último año del colegio antes del Insti. Con 14 años. Mi primera novela. 250 páginas escritas a pura mano. En hojas de cuaderno. Hasta que mis padres me regalaron aquella Olivetti electrónica. Aunque yo siempre preferí la agilidad de mi zurda y mis mil tachones. “Enganchados a la adolescencia” se llamó. Las aventuras apasionantes de todas aquellas primeras veces. Con mis Goonies laredanos. Amor, ilusión y ganas de vivir. Desbordantes. Y enganchados a todo eso. La más bella droga: vivir

Después. Con 16 años. Aquellos dos concursos de poesía. Y aquel, el primer premio de mi vida. En un mundo de adultos, un criajo idealista. Y acomplejado. Por sentir. Porque los hombres no sienten. Y aquel primer premio. Acompañado de mi madre Teresa Rollán . Hasta Arrigorriaga. Que no sabíamos ni cómo se llegaba. jajaja. “Ni se te ocurra contárselo a nadie, madre, por favor”. Complejos. Y miedo. La poesía es desnudar quién eres de verdad por dentro. Y yo no quería. Ni por asomos. 10.000 pesetas de las de entonces en metálico de manos del alcalde de Arrigorriaga. Un adolescente. Flipado. Como siempre.  Y seguido aquel otro premio. En mi pueblo. Barakaldo. Felicidad. Pero por dentro. “Lamentos de espantapájaro” se llamaba aquel poema ganador. No sé. Estaba contento pero jamás me lo creí. Mi mundo real de la calle era otro. Antagónico a las emociones y la sensibilidad. Así que hice pequeño a este yo. En lugar de alimentarlo.

Premios literarios.

 

Y después los años de frustración. De sentirme perdido. Decepcionado conmigo y con la vida. Y aquella segunda novela. 19 años. “Cruda y puta (vida)”,  se llamó. Era mi particular “Guardián entre el Centeno”. Mi historia. Mi tristeza. Mi dolor. Mi frustración. Mi insatisfacción y mi enfado. Con la existencia. Conmigo mismo. Mucho escrito. La primera y última página hablaba de un chaval que un día coge un tren y se va. Sin destino. Se va para no volver…Para sentirse libre. Y poder resetear. Vencer o morir. Y empezar de cero. Jamás la acabé. En el papel al menos. En mi cabeza y mis esquemas está completa. Y esa hoy tengo claro que algún día la escribiré. Creo que puede haber muchos chavales que podrán sentirse identificados con ella.

 

Y luego llegaron los dos libros de poesía publicados. Y salir del armario. Y los guiones de radio y documentales. Y las múltiples cartas de opinión a los periódicos…Y escribir me fue acompañando durante todos los años de mi vida. Trabajos, relaciones, momentos bonitos, momentos feos…”Como una extraña fe a la que aferrarse…”

Por eso hoy ya sé qué debo hacer. Que al final es lo que hice siempre. Desde que nací. Y ya he puesto rumbo fijo y decidido a darle a las letras lo que les debo. Que es casi hasta mi propia existencia. Y hasta que me den de comer o como si nunca jamás lo hacen, ya sé lo que he de hacer. Un trabajo con menos dinero que el de ahora. Pero más tiempo y más descanso mental. Ya no perderé jamás de vista lo IMPORTANTE. Mucho que decir. Mucho que escribir. Lo necesito. Como respirar. Ni un paso atrás!!

VOLVER…

Han sido diez años de “silencio literario”. Centrado en acabar la carrera, oposiciones y en reconstruir mi vida laboral y personal. Y tenía claro que una vez pasado todo esto, mi prioridad y necesidad era VOLVER. Reunir los poemas escritos a lo largo de estos años y preparar un tercer libro. “De amor, desamor y revolución”.

Y por supuesto rematar la novela ya avanzada. “El salón de los pasos perdidos”. Mi reto pendiente. Como me han enseñado estos años. Sin prisa pero sin pausa. Ir despacio para ir lejos. Como correr una maratón.

Este viaje a Lisboa me ha regalado espacios para escribir. No sé qué tienen los aviones que siempre me abstraen del “ruido exterior”. Y en ellos nació la sinopsis de esa novela. La comparto con vosotras y vosotros.  Gracias y un abrazo.

 

“Todos los y las protagonistas de esta novela están basados en personas reales. De carne y hueso. Que existen o que existieron. Todas las acciones, diálogos y emociones están basadas en hechos reales. Todos y cada uno de ellos suceden o sucedieron. En calles, bares y plazas de pueblos que existen y que conoces. Todas estas páginas están basadas en sufrimiento y dolor real. En heridas reales. Que existen o que existieron. O que existirán para siempre…

El amor y el odio son sentimientos libres, íntimos y personales. Como perdonar o no. Como intentar olvidar o no. Legítimos. Lo único intolerable es la violencia. En cualquiera de sus formas y procedencias. Bajo ningún pretexto o justificación. Jamás. Ninguna. Venga de donde venga. La ejerza quien la ejerza. Ese daño nunca tiene vuelta atrás. Y queda sembrado para generaciones enteras. Como una semilla maldita dentro de nuestros niños, jóvenes y mayores. De nuestros vecinos. De nuestros barrios. De pueblos enteros…

Esta historia habla de personas reales. De gente que tú y yo conocemos o hemos conocido. Que existen o que existieron. De su sufrimiento, de sus silencios y de sus pasos perdidos.

Estas páginas sólo pretenden contar lo que aquí… Un día… sucedió… Y no es una historia de ficción. Ojalá. Ojalá lo fuera…”

C.F.R

ENTREVISTA EN “VOCES DE MARGEN IZQUIERDA”

Entrevista que me hicieron para la revista “VOCES DE LA MÁRGEN IZQUIERDA – EZKERRALDEKO AHOTSAK” , patrocinada por la DIPUTACION BIZKAINA. Fue publicada el 14 de Octubre. Podéis encontrarla en casas de cultura, centros cívicos, ayuntamientos…


1. ¿Cómo comenzaste a escribir poesía? ¿cuáles fueron las razones que te impulsaron a plasmar sobre un papel tus ideas, emociones, sentimientos…?

Fue un proceso muy instintivo y mis primeros poemas los escribí en el colegio con 13-14 años. De hecho son muchos de ellos los que conforman aquel primer poemario que publiqué, “De puño, letra y entraña” (Ed. Beta.2008) Por aquel entonces era una forma de liberar ciertas emociones  y reflexiones que necesitaban de la página en blanco para cobrar vida. Hoy me sirvo de la poesía, además de para eso, para denunciar y reivindicar muchas de las injusticias y desigualdades que nos rodean.

2. ¿Podrías definir con un cuarteto qué significa la propia poesía para ti? Mejor con un fragmento de esto escribía en aquel “De puño, letra y entraña”.

“Escucha…

Mis versos son un pálpito furioso
de corazón henchido.
Voz rota de garganta cansada
y llanto de niño…
A este lecho donde yacen, tú que los lees,
acerca tu oído…
Porque eso es mi pecho lo que oyes.
Y esto que lees, sus latidos…”

3. A la hora de escribir un poema, ¿en qué elementos te inspiras? ¿es verdad que los estado de ánimo influyen mucho a la hora de componer?

En la vida. En esos instantes que, como el propio tiempo, pasan corriendo yfoto portada beta se van…Y que yo atrapo de alguna forma y hago tangibles a través de mis letras. En las alegrías y las tristezas que nos depara la propia existencia. Es muy cierto ese tópico de que en los estados extremos, bien de pasión; de felicidad, bien de melancolía o de dolor es cuando brotan las mejores composiciones o al menos las más puras. Las más auténticas.

4. ¿Cómo ves la poesía actual? ¿Conoces a muchos escritores/as jóvenes como tú interesados/as en esta modalidad? ¿Cómo valorarías el panorama cultural actual en general?

Si la poesía es un reflejo de la querencia por la cultura existente en la

Para avispados...

Para avispados...

sociedad de hoy en día, diría sin duda que está en plena decadencia. Como el tejido social mismo. Vivimos de las prisas, de lo banal, de lo vacío; nos sostenemos en un edificio sin cimientos; carente de valores…Queremos best sellers superficiales que nos distraigan; con tramas trepidantes y sin apenas contenido…Sin fondo alguno. La poesía es el extremo opuesto. Es pensamiento crítico; es reivindicación de justicia y valores; es degustar emociones hasta el tuétano; sin prisas…Es TODO de lo que adolece esta sociedad del consumismo fácil y del fast food. Parece que, al menos, esta crisis está empezando a despertarnos…Y quizás, con suerte, a cambiarnos…

5. Tras Requiescat in Pace (Ed. Gomylex.2009), ¿qué nuevos proyectos han visto la luz? ¿En qué estás trabajando en la actualidad?

De aquel libro, autoeditado y autogestionado, y que me llevó de presentaciones por Madrid, Barcelona, Sevilla y varias ciudades más de toda España, y que a pesar de la dramática situación del sector, alcanzó su segunda edición, aprendí que hay que bajar la velocidad. Fue todo muy rápido y muy intenso y tuve que pagar un peaje duro; sacrifiqué mucho tiempo de la gente a la que quiero y de mi propia vida. Ahora llevo dos años documentándome y dando forma a una novela que ya he comenzado a escribir y que espero acabar en primavera. Sin prisa. Trata de la parte más profunda y dramática del conflicto vasco. De la humana. De personajes que sufren y padecen, cada uno a su forma, por todo este contexto. De los más profundos dramas a nivel humano que se esconden detrás de los titulares de prensa y de las portadas de los telediarios…Por las venas de un etarra y de un guardia civil corre la misma sangre, ambos son de carne y hueso. Probablemente hayan sido amigos del barrio, jugado en el mismo equipo de fútbol o estudiado juntos. Aunque uno de los dos, por desgracia, haya elegido el camino equivocado. Es ficción pero absolutamente pegada a la realidad… Por otro lado, tengo material escrito para otros dos poemarios, pero voy a esperar para volver a publicar. Quiero tomarme un tiempo antes de volver a zambullirme en todo el proceso de nuevo.

6. ¿Alguna vez algún amigo/a te ha pedido que le escribas un poema de amor para conquistar a un/a chico/a?

Ja,ja,ja. Mis amigos son todos unos golfos entrañables y sé que más de uno lo habrá explotado para intentar seducir. Más ellos que ellas, claro. De hecho espero que si a alguno le ha servido para ello, me lo diga; me debe un vino.

7. ¿Cuáles son los poetas qué más te han influido a la hora de escribir?buenas web

Dos poetas vascos que siempre hablaron alto y claro: Blas de Otero y Gabriel Celaya; Neruda, Withman, el enorme Bécquer, Alberti, Lorca, Miguel Hernández… A los actuales he de reconocer que no les he leído demasiado excepto a algunos amigos; Joaquín Sabina…No acabaría.

8. Cuando te llega la inspiración, ¿dejas todo y coges papel y lápiz para plasmarlo? ¿Has tenido alguna vez el bloqueo del escritor?

La poesía es como una explosión que llega, deja su poso y se va. Siempre llevo post it o la grabadora del móvil a mano porque la inspiración me suele zarandear en los lugares más insospechados. Corriendo, en el coche de camino al trabajo, en  la cama… O estoy ahí para “escuchar” su voz o se escapa. El género novelístico requiere de otro proceso más reflexivo, de una planificación mayor. Ahí si me he sentido bloqueado alguna vez. Hay muchos caminos-argumentos posibles para llegar al mismo lugar y discriminar unos en pro de otros no es fácil.

9. ¿A qué público van dirigidos tus poemas? ¿Crees que los jóvenes leen poesía? ¿Cómo se podría conseguir acercar la poesía a la juventud?

En mi segundo libro, “Requiescat in pace” Ed. Gomylex.2009 , quise aportar valor añadido y atraer al público más joven y menos “lector”. Por eso incluí en él un cd con los poemas recitados por dos amigas profesionales y por mí; acompañados de música. Quise cambiar el concepto clásico de lectura por la alternativa para el que quisiera de poder escucharlo en el coche, en el pc o en el mp3. Creo que para enganchar a la gente joven hay que ir por ahí. La poesía ha de evolucionar. Además, por supuesto, de que hay poetas que divagan tanto como los políticos. Cuya poesía es tan etérea y metafísica que está a años luz de la realidad. Con la que nadie se identifica. Que no habla de  de las emociones que a todos nos llenan o nos asedian o de lo que ocurre en las aceras. No es poesía de la calle. Es poesía de premios nacionales de literatura y de intelectuales eruditos elevados a la enésima potencia. La respeto, pero para mí carece de sentido.

10. ¿Qué mensajes intentas transmitir a través de tus poemas?

Cada poema es una pequeña historia en sí mismo. Una pequeña píldora para “curar” o enardecer algo. Se puede denunciar que se mate por una idea, o que los saharauis se mueran de pena e injusticia en el desierto, se puede cantar al amor y la pasión; se puede gritar de entusiasmo por estar vivo…Se puede morir de pena en un verso; o liberar los miedos y las angustias más profundas; la melancolía; el desamor, la soledad…Todos estamos muy acompañados pero a la vez muy solos ante la existencia y el devenir…La poesía ayuda.

11. ¿Es cierto que para escribir buena poesía hay que contar con una trayectoria vital de cierta envergadura, es decir, “haber vivido mucho”?

¿Por qué Joaquín Sabina, por ejemplo, conecta y gusta a muy diferentes generaciones? Porque cuenta historias que ha vivido. Porque ha exprimido la vida intensamente; muchas veces al límite y eso le aporta un bagaje emocional y espiritual que hace que tenga muchas cosas que comunicar, que compartir, que expresar. No es imprescindible pero sin duda es una materia prima fundamental. Vivir.

Categorias