Portugalete

¿CONOCES A TU VECINO DE ENFRENTE?

No sé si les hablado alguna vez de mis vecinos. Pero la verdad es que merece un capítulo aparte. Además el karma me lo debía. Yo ya he pasado por esas (típicas por lo que me cuentan) situaciones surrealistas de tener que lidiar con vecinos «psicópatas», franquistas, o las dos.

Pues ahora no. Estos de ahora me tienen enamorado. Llevo un año y medio en este piso. En la noble y batalladora Villa de Portugalete. Y miren, yo no sé si tener buenos vecinos te da la felicidad o no, pero te la acerca. Y paz te da. Y sentimiento de arraigo también.

Pues vean. Así para empezar. De momento debajo de mi piso, en el bajo, tengo a dos entrañables viudas septuagenarias que se pasan el día haciéndose mutua compañía en el descansillo, a puertas abiertas. Con el albornoz y zapatillas de casa, ahí en pleno portal. ¡Ala! ¡A lo loco! Como si estuvieran en cualquier edén en extinción de esos llamados «pueblo».  (bendita España rural)  Dos cracks con vidas duras pero más majas y saladas que las pesetas. Sonrientes siempre. Y siempre con ganas de echar algún chiste o alguna broma que aligere el peso de la soledad y de la vida. Y lo siento, pero ahí me han «dao» en punto flaco. Porque a mí me encantan. Me hacen recordar aquellos veranos de infancia en la aldea gallega de mis abuelos o en el pueblo de cigüeñas y de «chones» de la Extremadura de mis otros. Y eso mola. Mola mucho. Hoy en día más.

Y en el piso de arriba, tengo a mi pobrecito Armando. De León. Otro aitite. Y digo pobrecito porque este, en cambio, ya se las ve canutas para poder subir y bajar de su segundo piso. Y, aún así, todo un jabato porque, a pesar de sus maltrechas rodillas y caderas, él está siempre para arriba y para abajo con sus dos cachabas y sus bolsas del súper cargadas hasta las cartolas. Un puto crack. Le admiro. A Armando le encanta contar anécdotas y escuchar las tuyas. Y quejarse de que suben los recibos de la luz. El otro día me contó que un chaval desalmado le engatusó en el portal y mientras tanto, le guindó la cartera.  Si lo llego a coger, lo crujo. Porque hay que ser calaña y cabrón. Los niños y los mayores, sagrados.  Armando, claro,  ve gente joven y se arrima. Porque él en el fondo lo es.  Y esta escoria se aprovechó.

Y ahora ha venido una pareja súper maja a vivir en frente. Ella otra sufrida periodista y él un abogado en paro. Jodido enlazar vocación y economía en este bendito siglo XXI nuestro. Jóvenes. Con la ilusión de construir y sacar adelante su primer «nido» propio, por el entusiasmo que se percibe en sus miradas. Buen rollo. Mola.

Por lo demás el frutero de debajo de mi casa, casualidad de la vida, es otro montañero loco. Y sus mandarinas son drogaína dura. Sin pepitas. Esencial. Las tiene controladas.

Así que, miren, yo estoy más a gusto que un arbusto. Por el barrio y por la gente. Y doy gracias. Dicen los hindúes que nuestros vecinos deberían ser de nuestros mejores amigos por que «cuando se incendie tu casa, él va a ser quién más cerca esté para apagar el fuego. Para salvarte».  Igual no se te incendia jamás, pero seguro que una pizca de sal te hace falta alguna vez. En este mundo tan frío y tan de redes ¿sociales? que a veces sustituyen a la realidad. Y en el que ya no conocemos ni siquiera a quien vive en la puerta de en frente.

 

SE BUSCA: PERSONA MAYOR CON EL ESPÍRITU MÁS JOVEN DE EUSKADI Y NAVARRA

El nuevo programa de radio NUNCA SERÁS TAN JOVEN, emitido en Onda Vasca, busca cada semana a las personas mayores más ‘originalmente hiperactivas’ del territorio.

Hay personas que se resisten a vivir acorde a lo que se esperaría de ellas si quien juzgara sus actos tomara solo en

Fina Fdez. Actriz

Fina Fdez. Actriz

cuenta la edad que figura en su DNI. “Porque lo de ser joven o viejo es más bien una actitud tuya personal que una cuestión de edad real” como defiende Fina Fernández de 72 años y vecina de Portugalete. Ella decidió un buen día subirse al escenario de un teatro y en la actualidad ya puede alardear de haber trabajado junto a actores de la talla de Luis Tosar, Jean Reno, o de estar estos días participando en el rodaje que próximamente llevará a la gran pantalla la ‘trilogía del Baztán’ de la escritora donostiarra Dolores Redondo. “Parece que estoy en otro mundo. Me veo como una niña. Me siento viva.” comparte mientras ríe a carcajadas.

Pero Fina es solo uno más de tantas y tantos ejemplos. Porque el programa de radio NUNCA SERÁS TAN JOVEN, en antena desde Noviembre y que se emite cada domingo de 12 a 13h en Onda Vasca FM para todo Euskadi y Navarra, llegó a las ondas con un objetivo claro, como expresa su creador, locutor y coproductor Jokin González: “dar a las personas mayores una presencia en el medio alejada de los estereotipos y clichés habituales.”

Equipo de NSTJ

Equipo de NSTJ

NSTJ busca desde entonces ese tipo de perfiles por toda la geografía vasco-navarra.  “Queríamos poner en valor la actitud ante la vida de todas ellas y ellos y nos parecía algo tan bonito que se nos ocurrió generar un concurso de personas ‘Radio-Activas‘ a través del cual la gente pudiera votarles y premiarles”.  De hecho, en  esta sección del programa, el equipo de producción busca personas de ‘juventud acumulada’ que vivan de forma activa con la intención de que sus ejemplos e historias de vida contribuyan a generar un efecto contagio que ilusione y motive a otras personas. “Para no ponerse límites ni barreras a la hora de abordar cualquier sueño, proyecto o reto, independientemente de la edad que se tenga. No solo jubiladas sino, ¡por qué no!,  jóvenes o gente de cualquier edad que se dice a sí misma aquello de: ya estoy mayor para hacer tal o cual cosa…”

Pakita & Conchi ayudan a personas 'sintecho'

Pakita & Conchi ayudan a personas ‘sintecho’

Como cuenta Aitziber Gallardo, miembro del equipo: “cada semana visitamos y llevamos nuestro show de radio en vivo a un municipio o colectivo diferente de Euskadi y allí buscamos al posible ganador o ganadora que sale de los ‘me gusta’ que la audiencia y los seguidores les dan en nuestras redes sociales

El concurso oficial dio comienzo el pasado mes de Marzo y ese mes, tras visitar la Residencia de mayores Barrikabarri y los centros sociales de Portugalete, Zarautz y Laredo, nuestra audiencia eligió las primeras ganadoras más ‘Radio-Activas’. Ellas han sido Pakita Galarraga y Conchi Riaño de 73 y 65 años respectivamente y ambas de Zarautz. La gente valoró que invirtieran su tiempo en ejercer como voluntarias de una residencia de invierno que ofrece ayuda a personas ‘sintecho’.   Además cantan en el Coro Schola Cantorum Sta. María del Real. “¿El premio? Pues tenemos ya algún patrocinador de deportes de aventura como SUSTRAIAK NATURA de Bizkaia, pero seguimos buscando más. La idea es que puedan elegir entre deporte activo, estancias en hoteles rurales, invitaciones a museos vascos… ¡Y tenemos hasta quien nos ha dicho que se tiraría en paracaídas si hay opción! Somos nosotros los que ‘no les vemos’ haciendo ciertas cosas. La barrera mental y el prejuicio están más a veces en nuestras cabezas que en las suyas. En general se atreven con todo. El factor años no les condiciona.”

Antonio & Angélica polivalentes

Antonio & Angélica polivalentes

Pakita y Conchi se impusieron por poco a Antonio Roseñada y Angélica Agüero, laredanos de 72 y 76 años, él del

coro “Son de Laredo” y ella profesora aun en activo impartiendo talleres ocupacionales. Por detrás quedaron Fina Fernández de Portugalete, de 72 años, actriz de teatro y figurante de cine, y en cuarto lugar Jose Ramón Lertxundi de 82 años que compone música, canta y toca la guitarra como voluntario en residencias de personas mayores.

Pero aquí no hay ganadores ni perdedores. “Se trata de celebrar la fiesta de la vida” como afirma Jokin González en cada programa.

J. Ramón: ¿Viviendo 'por encima de sus posibilidades'?

J. Ramón: ¿Viviendo ‘por encima de sus posibilidades’?

Este proyecto radiofónico está producido por tres jóvenes emprendedores bizkainos y nace como respuesta a las demandas que manan del informe del área de Acción social de la Diputación de Bizkaia elaborado en 2011 por profesionales de los medios de comunicación y representantes de varias asociaciones de mayores  y que instaba ya, entre otras muchas cosas, a evitar la etiqueta: “cosas de viejos”.

Pero NSTJ es más que un programa de radio porque  “es solo la pequeña punta visible de un iceberg mayor” como afirma Gaizka Euba otro de los ‘alma mater’ del proyecto.  “No se nos puede olvidar que ellos y ellas son la generación de la radio y les encanta por lo que hemos desarrollado en paralelo la empresa ZUTAZ con talleres de estimulación innovadores e inclusivos dirigidos a su colectivo y también al de personas con diversidad funcional. “Ya tenemos un primer taller de radio en marcha en la Residencia Kirikiño de Santutxu y esperamos que eso nos dé soporte económico. Porque vivir solo de ejercer el periodismo… es casi un milagro en este país hoy en día”, señala César Fernández, coproductor.

 

 

Categorias