poema

NUEVO POEMA: “PEONES NEGROS”

“PEONES NEGROS”
Por puro egoísmo.

Por puro egoísmo.Te diría que te pienso.

Te diría que te pienso.

Que extraño los paseos.
De quienes antes de ser otra cosa, fueron primero amigos.
Y que se perdieron…
Que recuerdo muchas veces los recuerdos.
Nunca renunciaré a lo que fuimos.
A la verdad que reside en los recovecos…
A todo lo que no cabe en estas letras.
Incluso a lo agrio de la prosa
cuando ya murieron los versos…
A saberme yo toda tú y tú todo yo…
Con las luces y lar persianas rotas de defectos.
Sería arrancarme páginas de la memoria.
De cuajo. Y del alma.
Dejar de respirar es estar muerto.

Por puro egoísmo pagaría yo el café con leche.
Y la conversación, con doble de azucar,
que queda pendiente…
Por puro egoísmo te diría, que quien un día fue todo
me niego a pensar que ahora sea nada, para siempre.
Que sí. Que quizás aun es hoy ‘antesdeayer’.
Soy consciente.
Por eso, no escribo estas letras.
Ni las pienso…
Ni las verbalizo más allá de este pupitre de biblioteca.
Ni siquiera existe.
Ni existirá nunca, este poema…

Por puro egoísmo sigo en este estado de paréntesis.
De quien espera, ávido, que todo amaine.
De quien anhela todos los días que solo lo bueno te rodee…
Por puro egoísmo permanezco
bajo estas virutas retorcidas de goma de borrar.
Como trazo mal hecho de lapicero…
Solo si blancas avanzan, pueden moverse los peones negros.

Por puro egoísmo digo más de lo que hago.
Y escribo menos de lo que pienso.
Por puro egoísmo espero.
No queriendo…
Porque el tiempo…Solo el tiempo…”

C.F.R

NUEVO POEMA “A CAL Y CANTO”

A cal y canto...

A cal y canto...

Puede que la vida
siga aconteciendo ahí fuera…
Y que la primavera lo esté preñando todo
de plenitud y de colores…

Yo lo desconozco desde mi ausencia.
Puede…

Puede que todo siga deviniendo,
ahí fuera…
Como si nada…
Mientras yo solo quiero que se desaten las tormentas,
furiosas,
y que todo se torne plomizo
y la ciudad oscurezca…

Y que llueva…
Sí, así;
que llueva…

Yo solo quiero bajar todas las persianas
a cal y canto,
parar todos los relojes
y descansar unas horas de la existencia…
Y permanecer aquí,
en el silencio de todo lo que mora
bajo la penumbra…
Agazapado y contraído en esta nada
protectora…

Puede que sí.
Puede…
Puede que ahí fuera,
en algún lugar,
aún sobreviva…
la primavera…

CÉSAR FERNÁNDEZ.(Julio2010)

Contador Visitas

Galeria personal

Get the Flash Player to see the slideshow.

Categorias