podemos

DIARIO DEL CAMBIO HISTÓRICO (CAP. 4) – “Campaña electoral de Podemos a Europa sin un clavel”

CAPÍTULO 4 – “Nuestra locura de una campaña electoral sin dinero. A los bancos ni agua. El capital humano venciendo al económico”

 

(Viene de capítulo 3…)  La democracia española pedía a gritos un reinicio que la pusiera al servicio de los intereses de las mayorías ciudadanas, en lugar de postrarla ante las minorías elitistas y económicas. El mundo al revés.

Os juro que en toda mi vida a un servidor no se le había pasado ni por asomo por la cabeza hacer campaña o repartir pasquines públicamente en nombre

Sumar es vencer

de absolutamente ningún partido político del panorama que teníamos. Ni en veinte vidas. Había algo que ‘tufaba’. Que echaba para atrás. Y quizás lo hiciera en este caso porque esto nunca me pareció tal. Porque aquí solo veía a población civil tomando las riendas. Empoderándose. Luchando contra Goliat. Conformando la Revolución de nuestro tiempo. En todos estos meses siempre que algún revés me ha restado energía o ilusión me acuerdo de mis abuelos, y de que esto no es solo por mí. Si no también por ellos. Y pienso en esos hijos que aún no tengo y en que todo esto que hacemos algún día redundará en ellos. Y en la gente que está jodida. Y en lo injusto de todo este modelo de mundo que hemos construido. Ya estábamos en Abril. A un mes de las elecciones. Con mil incertidumbres sobre ‘dónde nos estábamos metiendo’. Pero equivocados o acertados. Una cosa teníamos clara. Esta era la herramienta. Esta era la posibilidad. Esta era la esperanza.

Construir y organizar la campaña electoral para Europa de algo recién nacido y con los medios materiales y con los pocos recursos humanos de los que disponíamos no fue nada fácil. Había que intentar mover una gigantesca bola de nieve que estaba parada aún. Ante la cuesta. Era ahora o era nunca. Y aquello nos exigió multiplicarnos y echar el resto. Supuso además para muchos problemas de índole personal de conciliación con nuestros trabajos, estudios, familias o pareja. Gente que no entendía lo que estaba pasando. Y el por qué de nuestros esfuerzos y vehemencia. El por qué de nuestra intensidad: recogida de firmas por la calle para avalarnos, charlas en los pueblos, pegadas de carteles… En 5 meses estábamos sacando adelante el trabajo que a muchos partidos les costaba varios años. Pero nuestro motor era mucho más poderoso. Una convicción férrea nos movía a todos y todas. Y demostramos que sí. Que sí se podía. Sin pedir dinero a los bancos y sin renunciar a nuestros principios. Con listas abiertas. Con colaboración voluntaria. Con lo político entendido como servicio a una causa. La de coger lo de la gente y devolvérselo a la gente.

Aún recuerdo una conversación (Fortu, Josean, David y Neli, creo recordar, Víctor y Dani habían estado por allí de visita antes) subiendo de repartir

Trabajo colectivo

información y caminando desde la plaza de Portugalete a Repélega. A escasos días de las votaciones: ¿Cuántos votos harán falta para tener un escaño?. Ninguno teníamos ni idea. Un teléfono móvil. Mira en Google. ¿400.000 mil votos? ¡Joder! Eso es la hostia ¿no?. Miradas de preocupación. De inquietud. De ganas de saber en qué se traducía tanto esfuerzo y tanta fe… ¿Cuántos creéis que sacaremos?. ¡Si llegamos a dos sería la hostia, pero uno ya es una victoria! ¡Tendríamos voz! ¡Pero si no tenemos dinero ni para las papeletas!. Ja,ja,ja. Fin de la conversación. Unas cañas y sonrisas cómplices. Algo estaba pasando…Lo podíamos sentir… Y cada cual pensaría para sí lo que quisiera. Pero nadie daba un duro por todo lo que pasó después.

Ni las estadísticas ni los medios se enteraron de la fiesta. Ellos seguían en su nube de Valencia. Mirándose el ombligo….
Pasando y ninguneando las notas de prensa que nos esforzábamos en remitirles. Sin acudir a cubrir nuestros actos de campaña. Sin pulsar lo que estaba bullendo en las redes, en las calles, en los Círculos de toda España. Así que nadie lo vio venir. O no al menos en tal magnitud. Porque ni siquiera nosotras éramos aún conscientes de lo que estábamos logrando… (sigue en Cap. 5)

DIARIO DE ÚLTIMOS MESES- Cap. 3 – “Nació Podemos. Ocurrió el milagro. De cuatro necios a 1,2 millones”

(VIENE DE CAPÍTULO 2)
Y el 2014 llegó. Las mareas se fueron uniendo en las calles pero seguían diluyéndose en un océano que era inmenso. Las plataformas proliferaban desde todos los ámbitos sociales defendiendo la justicia social y contra las tropelías y los recortes de un Gobierno mentiroso y traidor (otro más de tantos) que rescataba con dinero de todos y todas a los bancos, mientras dejaba desamparadas a las familias que no podían llenar la nevera ni pagar sus hipotecas. Que se estaban comenzando suicidar tirándose por las ventanas acuciadas por las deudas. Consumidas. Desesperadas. (la semana próxima tenemos el

No fueron suicidios; fueron homicidios

fatídico aniversario de la vecina barakaldesa Amaia Egaña) Demencial. Sangrante. Pero ninguno de los movimientos tenía intenciones claras de querer ocupar esos espacios políticos, que la ‘casta’ había tomado como de su propiedad.

Y llegó Febrero. Y un tipo con coleta y habitual de las tertulias televisivas, y que bien pudo haber estado por Segovia aquella noche estival en la que se gestó la Revolución, lanzó un guante al viento. Si en una plataforma de internet se alcanzaban las 50.000 firmas de apoyo, un movimiento llamado PODEMOS se plantearía conformar colectivo para arrebatar la política de manos manchadas y de conceptos democráticos pervertidos. Y rebasó las cifras con contundencia. Mucha gente repartida por todo el Estado tenía ya muy claro que había que dar pasos al frente. Nuevos. Valientes. Recuperar lo que era nuestro por derecho. Y que estaba secuestrado: la democracia.

Olía bien. Pero había que ponerse en acción. Y a disposición de la causa. El sentimiento de que íbamos años tarde seguía muy presente en muchos de nosotros y nosotras. Y así nos enteramos, preguntando en colectivos de por aquí y por allá, de una primera reunión ciudadana en Barakaldo. 27 de Febrero de 2014. Da fe la fecha apuntada en mi libreta de aque día. Y por coincidencias del destino o por esas ‘fuerzas’ que existen pero que no se ven, aquel primer ‘Círculo’ (que es como se denominan las asambleas abiertas a las que puede acudir cualquiera) se desarrolló en un lugar llamado ‘LA ESPERANZA’. En mi barrio de toda la vida, junto al colegio público en el que todos mis amigos y servidor habíamos crecido. Buenas ‘vibras’ se dice en México. ‘Señales’ se dice por estos lares. Fuere como fuere algo que empieza en un lugar llamado así por fuerza mayor tenía que estar llamado a acabar bien. Solo que nadie en ese momento podíamos intuir lo que llegaría después.

Ese primer día asistimos ya un nutrido grupo de gente y mi sensación fue la de haber asistido a ‘otra cosa’. A algo que apostaba definitivamente por hacer

Eurodiputada Teresa Rodriguez en Barakaldo

política. En su tablero. En su fango. Para ponerlo boca abajo. Para cambiar las reglas del juego. Y ese primer día recuerdo que ya me llevé ‘deberes’ a casa. En mi libreta. Logísticos. Conseguir contactos de imprentas o de sillas, no recuerdo lo que fue exactamente…Pero si una Revolución ha de empezar de alguna manera, es currando. O no será revolución. Y así fue. Gente desconocida unida por la ilusión de saberse por fin trabajando de forma efectiva para cambiar las cosas. De ayudar a solucionar problemas. De pelear por la justicia social. De echar a los corruptos de sus cortijos.

 

Gente poniendo dinero de sus bolsillos para fotocopias, para pegatinas, para llamadas. Gente tirando de amigos para transportar sillas (gracias Emilio por tu camión de mudanzas y Fortu, Neli… Willy Toledo y Teresa Rodriguez os deben una) , o para conseguir plástico para hacer pancartas (gracias, Baku) , o para lograr megafonías (Unai y Joxean , grandes). Gente repartiendo folletos por las calles, gente poniendo pegatinas, gente pegando carteles, gente grabando las cuñas de radio, gente traduciendo al euskera los spots de tv que llegaban de Madrid , etc, etc, etc. Gente, gente y más gente. Trabajando. Sacrificándose. Por toda España. Ilusionados. Creyendo. Contagiando unos a otros este virus que se expandió por todos los rincones. En cada tertulia de bar, en cada casa a la hora de comer, en cada cafetería de universidad, en cada hogar del jubilado… Transformando su indignación poco a poco en cambio…Hasta lo que llegaría después…

(Sigue en CAPÍTULO 4)

“DIARIO DE MIS ÚLTIMOS MESES- El ahora o nunca” – Capítulo 2

CAPÍTULO 2 – “Romper con el opinódromo de las plazas. Del ‘Partido X’ al nacimiento de Podemos”

(Viene de capítulo 1…) Comienzo este capítulo recordándoles el final del que le antecedía: “política es el precio de las alubias, del pan, del zapato, de las medicinas” (Bertolt Brecht) Porque un servidor, habiendo asumido esta reflexión como propia incluso antes de haber leído al poeta alemán y habiendo rodeado ya el Congreso en varias ocasiones, participado ya de mareas de colores, de plazas, megáfonos y de otras muchas causas que el estómago le pidió reivindicar cuando estimó oportuno movido por unas migajas de sentido común y exigencia de justicia, tuvo claro desde el minuto siguiente a aquellos debates ‘quince emeros’ que con la indignación no bastaba. No era suficiente. Ya el mismísimo Sthépane Hessel (diplomático y escritor francés que participó en la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos) había dado un paso más allá de su “¡Indignáos!” (Ed. Destino. Barcelona. 2011) marcándonos la senda: ¡Comprometéos! , nos instó después (reprochó , diría yo).

Y yo, que soy muy crédulo y muy iluso, creí en todo aquello que cantábamos. En ese mundo mejor. Y en que sí que habrá arena de playa bajo los adoquines, compañero Ismael Serrano. No sé durante cuánto tiempo. Ni si durará mucho. Pero la habrá. Protestar ya no bastaba. Había que vencer los complejos y los miedos y jugarles en un tablero ensuciado a posta para que nunca quisiéramos ni acercarnos a él. Y de esa forma tenernos donde querían. Donde siempre han querido. Lejos de donde hacemos daño. Lejos del activismo. Lejos del poder. Para poder hacer y deshacer tranquilos. Cheque en blanco contra nuestras libertades y nuestro futuro. La banca gana.

Nos costó. Pero hubo quien afortunadamente lideró esos primeros pasos desde lo social y las plataformas ciudadanas hacia lo político. El Partido X-Red Ciudadana fue esa primera luz que abrió camino. En Enero de 2013. Simona Levi y Sergio Crespo tirando del carro. Con valentía. Con convicción. Con un trabajo titánico para reinventarlo todo. Los conceptos pervertidos de tanto ‘malusarlos’, las dialécticas desgastadas y obsoletas. Desaprender para reiniciar el futuro. Porque “El futuro es ahora”. “Democracia y punto”. La declaración de intenciones estaba clara. Y llegó el primer programa de elaboración 100% abierta y colaborativa y un ideario que dejaba patente que llegaban otras formas de hacer. Nuevas. Participativas. Y otras exigencias. Consultas a la ciudadanía, presupuestos participativos, transparencia, poner nombres y apellidos a los culpables y sentar en el banquillo a los corruptos… Ideas del futuro para cambiar el presente. Lógica y sentido común frente a izquierdas y derechas. Muchos nos aferramos desde el minuto uno a aquella herramienta porque sabíamos y éramos conscientes de que jugábamos a contrarreloj y de que había que superar la fase debates sobre el sexo de los ángeles y el opinódromo asambleario. Ya íbamos tarde. Muy tarde. Jugábamos en los tiempos del “ahora o nunca”… Y seguimos jugando en ellos…

Y toda herramienta de ruptura junto a la que poder bregar y a la que poder aportar todos nuestros recursos era acogida como agua de Mayo. Había que quebrar de una vez por todas el statu quo bipartidista estatal (en Euskadi el casi ‘monopartidista’) y reiniciar la democracia. Sin dilación. Pero fueron más sus miedos y los nuestros que las ganas de tod@s. Y ninguno lo vimos claro. Los cómos. Los cuándos. Muchas dudas. Pocas certezas. Horizontes difusos. (y así , de hecho, debió de ser la percepción a nivel general porque desgraciadamente no tuvieron el apoyo que muchos les habríamos deseado para las europeas) Quizás porque aún necesitábamos desaprender muchas cosas para volver a aprenderlas. Solo agradecerles su primer paso porque estoy seguro de que algo tuvo que ver en que otros vencieran también sus ‘taras’ y dieran por fin pasos al frente. Uno de ellos se llamó Podemos.

Y dicen las malas lenguas que surgió de una noche de verano segoviana entre cervezas, conversaciones profundas, pensamiento crítico y una visión anti capital. El capital como causante de muchos de los males que nos asolan. Materias grises funcionando en una misma dirección. Todas muy capacitadas. Pero sobre todo, todas muy hartas e indignadas. … (SIGUE EN CAPÍTULO 3)

DIARIO DE MI VIVENCIA EN LA REVOLUCIÓN. Capítulo 1. “De aquel Londres del 11M al PODEMOS de hoy”

“En la máquina del tiempo. Del aeropuerto de Londres el 11M al Podemos en la boda del otro día”

Por eso comparto esta historia. Porque ya llevaba meses pensando que era muy importante que la opinión pública supiera de todo lo que está pasando en

Poder civil

las entrañas de la revolución más allá de lo que ven en sus televisores o leen en los titulares de los medios de masas. Y de por qué. Y lo hago ahora espoleado además por la crítica de cierta amiga de infancia que me abroncaba en una boda reciente: “Hablas hasta diferente desde que estás en todo esto”, me decía. Y una de dos: o no me escuchaba antes o no me escucha ahora. ¡Parece mentira que fuera en un mano a mano con ella cuando, un par de días después de los atentados del 11M del metro de Madrid en el 2004 y mientras esperábamos en un aeropuerto de Londres el avión para volver Bilbao, yo le jurara, indignado ante la maniobra bastarda de las mentiras del PP, que si los populares volvían a ganar las elecciones (se votaba ese mismo domingo), me metía donde fuera y como fuera en política! Por vergüenza ajena. Por asco. Por desesperación. Para echarlos a todos. A todos esos políticos rastreros que me daban vergüenza. En mayúsculas.
En aquel Marzo del año 2004 yo tenía 25 años. Y tenía esa grima hacia ‘lo político’ que impregnaba a toda mi generación. Pero así se lo espeté a mi

Indignarse ya no basta

amiga. Muy enfadado. Aun consciente del barro. Fruto de la indignación o de la debilidad mental por el agotamiento de un fin de semana de ‘londineo express’ en cuadrilla, vayan uds. a saber. Pero así se lo juré. Y me lo juré a mí mismo. Y así de aliviado respiré cuando la sociedad española, que tantas y tantas veces me había decepcionado, optó por el mal menor y no tuve que cumplir mi temeraria auto promesa. ¿Lo recuerdas, compañera? En aquella terminal. Tú y yo despiertos. El resto dormidos como podían en los asientos. No sé si era Stanstead o Heatrow. Qué más da…
Por eso me ha espoleado escucharla. Ahora. Diez años después de aquello. Porque mi amiga, a pesar de lo años, aún mantiene un discurso similar al de aquellos tiempos. A la era prehistórica. Pre crisis. Pre apertura masiva de ojos. Porque sigue espetando que “la política es una mierda” y que pasa de ella. (análisis demasiado simplista para los tiempos que corren y para una tía ya treintañera y con formación y experiencia como ella) Y casi llegó a decirme (o eso le creí entender) que yo por tanto me acabaría convirtiendo en poco más de lo mismo. ¡Y eso que menos mal que un servidor de político a la fecha, rien de rien! El menda solo echa un capote, como buenamente sabe y puede, en prensa y atención a medios de Podemos Bizkaia sin oficio ni beneficio y con más voluntarismo, convicción y buena fe que oficialidad. Porque cree que ha llegado el momento. Y porque ya vamos tarde. Muchos años tarde.
Pero uno no es de piedra. Y reflexiona sobre lo que escucha y le dicen. Sobre todo cuando hay afectos de por medio. Y lo que creo es que, con todos mis

Movilízate. ¡Sí, se puede!

respetos, sigue en un esquema mental gravemente erróneo. O que después de todo esto que ha pasado no ha entendido nada. No se ha pispado. O que no ha leído a Bertolt Brecht. Por ejemplo. O que sigue donde ELLOS quieren que siga. Lejos de poder participar del mundo en el que crecerán sus hijos cuando los tenga. Lejos del lugar donde poder plantarles cara. Me da igual la calle que la participación política. Ambas servirían. Pero ni una ni otra. Se vive más cómodo así. En la negación. En el escepticismo. Pero esa filosofía de vida solo es la de un gigante con pies de barro. Una falacia en la que, después de visto lo visto, ya no es aceptable ni comprensible navegar. No estoy de acuerdo, amiga. Es nuestro deber intentar romper el statu quo cuando el statu quo no beneficia al interés de la ciudadanía. De las personas. Lo fue cuando éramos más jóvenes y lo sigue siendo hoy. Acabar con lo hegemónico cuando atenta contra los intereses de la gente es un deber y una obligación moral de todo aquel que no quiera mirar hacia otro lado. Da igual Podemos, que Ganemos, que Irabaziz, que Mareas, que las plazas de los pueblos… Todo lo que sea población civil recuperando el espacio político para la gente luchando por la justicia social siempre será loable.
Bertolt Brecht: “política es el precio de las alubias, del pan, del zapato, de las medicinas” y por ende del precio de tu alquiler, del colegio de tus hijos, de la mendicidad en las calles, del paro, etc.  Pero quien no haya entendido eso es que simplemente quizás no entienda el mundo en el que vive. O lo que es peor. Quizás no quiera entenderlo. Y elija mirar, como en muchas otras ocasiones, hacia otro lado.
Porque un servidor, habiendo asumido esta reflexión como propia incluso antes de haber leído al poeta alemán y habiendo rodeado ya el Congreso varias veces y participado de mareas de colores, de plazas y de megáfonos tuvo claro, movido por el estómago que…   (SIGUE EN CAPÍTULO 2)

EN UNA GUERRA PIERDEN TODOS. PERDEMOS TODAS

Me preocupa. Y mucho. Nelson Mandela y Mahatma Gandhi, como muchas otras y otros, supieron y tuvieron la VIRTUD de mirar más allá de las siglas, colores de piel, religiones o etiquetas que dividían a las gentes de sus respectivas realidades. Supieron trascenderlas. Supieron mirar MÁS ALLÁ DE SU CONTEXTO HISTÓRICO concreto. Porque SUPIERON VER MÁS LEJOS.  Ambos pagaron altos precios por ello.

Me preocupa. Y mucho.  Por eso los saco a ambos a colación. Me preocupa  tanto que, de hecho, repetiré esto sistemáticamente y hasta la saciedad: NUNCA-NUNCA-NUNCA podremos CONSTRUIR un mundo-país-sociedad-comunidad SANA, ni ESTABLE, ni RESPETUOSA, si APARTAMOS aquello y a aquellos cuyo pensamiento NO nos gusta. No hablo solo en calidad de miembro activo de PODEMOS como soy en la actualidad, sino que hablo como algo ‘inetiquetable’, gracias a Dios: hablo como persona.

 

Una herencia que dejar a nuestras hijas e hijos

Además tengo la profunda convicción de que nosotras y nosotros, en este nuevo tiempo, con estas nuevas generaciones, desde

El futuro no es nuestro

PODEMOS o desde donde sea,  lo vamos a lograr. Porque tenemos INTELIGENCIA, SENTIDO COMÚN, CAPACIDAD, CONVICCIONES Y HUMANIDAD. Y aprendizaje. De las buenas y malas praxis del pasado. Gracias a las cuales se nos ha ido mostrando en qué dirección caminar.

Y sé también que, aunque nos lleve muchos años y trabajo, vamos a lograr generar un positivo y GRANDÍSIMO ejemplo para generaciones futuras que será difícil de destruir. Una semilla sólida para el medio largo plazo. Quizás nosotras y nosotros siquiera veamos sus frutos. Pero hemos de creer ciegamente en su esencia. Porque todo esto que construimos en el HOY, en el PRESENTE, será el FUTURO en el que vivan nuestros hijos e hijas. Y en el que vivan los suyos. (casi nada)

Ser del Barsa no implica ser AntiMadrid

Si a nivel general y sobre todo en este país llamado España, no entendemos que ser del BARSA no tiene que implicar ser ANTI MADRID ni viceversa, o que porque nos guste el color VERDE no tenemos que odiar el color NARANJA. O que defender lo NUESTRO no tiene por qué implicar el ATACAR por defecto lo de los demás. (porque la tolerancia cero sí que sería legítima y deseable contra todo aquello que viole las líneas rojas de los Derechos Humanos o de la legalidad vigente.)

Pero el FUTURO solo se puede construir entre DIFERENTES. Sin SECTARISMOS. Eso ya lo hicieron otros antaño en muchos momentos

Espectro político

de la historia y nos dejaron a las generaciones posteriores regueros de odio por todas partes. Herencias ENVENENADAS. En las guerras NUNCA gana nadie. Con armas o sin ellas. En la guerra del ODIO NUNCA gana nadie. Todos pierden. NUNCA podremos gobernar un país sin contar con 10 millones de personas votantes del PP con otros 8 del PSOE ni sin UPyD, ni sin IU, ni sin el vecino que nos cae regular…Ya me entendéis…No sin TODOS Y TODAS. Aunque NO compartamos sus postulados… Porque entonces no será país. Ni mundo. Ni acabaremos con el lastre de las dos Españas o de las tres o de las cuatro… LES NECESITAMOS.

Necesitamos a todos y todas. A todos los colores y pensamientos del abanico. LES NECESITAMOS. No hay que pensar en VENCERLES. Hay que pensar en CONVENCERLES. Y si no lo logramos, (porque no tienen por qué moverse de sus paradigmas) hay que trabajar en INTEGRARLES. En hacerles partícipes. En SUMAR todo lo que hagan bien. Sus buenas ideas. Las de cualquier PARTIDO o PERSONA. Porque las habrá. (esperemos y ojalá)

 

Mandela y Gandhi ya lo inventaron todo. O casi.

Supondrá esfuerzos…Supondrá vencer prejuicios. A muchos les sonará a utopía. Pero no lo es. Nada es nuevo bajo el sol. Todo ha

Nelson Mandela

ocurrido ya antes. Refresquemos memoria. La historia está ahí para darnos las MAYORES LECCIONES si sabemos tomar los ejemplos que otros y otras nos DEJARON. No lo digo yo…NELSON MANDELA pudo vengarse de quienes les mataron y humillaron en el apartheid y ¿en cambio? MADIBA llegó al poder y les tendió la mano. Incluso a sus asesinos y represores. Dándoles la mayor lección de humanidad de la HISTORIA. Y la mayor lección de VALORES. Y de perdón. Y de INTELIGENCIA.

No lo digo yo… MAHATMA GANDHI que venía de ser un abogado acomodado formado en Reino Unido (país colonizador-ocupador de su país), colgó la toga y volvió a la India a construir el futuro y la LIBERTAD. A construir un PAÍS en el que poder vivir en la discrepancia pero sin odios que lastraran la CONVIVENCIA. ¿Y sabéis cómo lo hizo? ( Di Ana , querida cousin, gracias por aquel viaje a La India y al museo de Delhique de nuevo dio un giro de tuerca a nuestra escala mental) LLEVANDO LA CONTRARIA INCLUSO A TODOS LOS DE

Mahatma Gandhi

SU PROPIA RELIGIÓN. E INTEGRANDO a todas las RELIGIONES musulmana-hindú-católica. Que se odiaban entre sí. A muerte. Que se aborrecían. Por todos los daños sufridos en cada comunidad. Que no supieron entenderse.

Nelson y Mahatma, como muchas otras y otros, SUPIERON MIRAR MÁS ALLÁS DE SIGLAS, O DE RELIGIONES, O DE ETIQUETAS que les dividían. Supieron mirar MÁS ALLÁ DE SU CONTEXTO HISTÓRICO concreto. SUPIERON VER MÁS LEJOS. Concentraron sus objetivos y energía en lo que les unía. Con DETERMINACIÓN Y FE. Contra todo pronóstico lógico en sus respectivos tiempos. Supieron ver al OTRO como lo que es. Más allá de siglas o militancias. Un ser humano. Con nombres y apellidos. Con felicidades y miserias. Con miedos y con dudas. Con una existencia con principio y con final.  Buscando lo mismo… Buscando lo mejor para su vida y la de los suyos (llamadme idealista pero me obstino en pensar que ese es el objetivo último de cada ser humano. Y en repetírmelo constantemene. Aunque la dirección y los métodos de unos y otros sean antagónicos. Hablo de la buena gente , claro. La maldad y la mala intención alevosa no juega en esta ecuación, por eso ni la menciono. Pero aún así creo que incluso esta proviene también del sectarismo-radicalidad. Avaricia y usuras patológicas aparte )

Conclusión deseable: un barrio mejor; un mundo mejor.

ES MUCHO MÁS LO QUE NOS UNE, QUE LO QUE NOS DIFERENCIA. Aun con las discrepancias… ELLOS Y ELLAS, MANDELAS,

Diversidad

GANDHIS, etc. SUPIERON HACER DE ESA MÁXIMA su filosofía de vida y la guía de todas sus acciones diarias y estratégicas. Y así lograron también, por defecto y de paso, hacer avanzar eso que denominamos la HISTORIA. En la buena dirección. Si nos olvidamos de referencias como esas y NO nos obsesionamos con tenerlas constantemene en mente y presentes, estaremos cometiendo errores que nos condenarán como seres humanos y como sociedad. Y estaremos traicionando las mayores y más simbólicas lecciones de la HISTORIA.

Sé que PODEMOS también es diferente en eso. Lo veo cada día. En cada reunión de cada círculo. En cada compañera y compañero. No aspiramos solo al PODER por el PODER. Aspiramos a generar nuevas conciencias colectivas. Nuevos contextos. Nuevos escenarios. Barrios mejores. Mundos mejores. Los de ese FUTURO MEJOR que soñamos. Los JUSTOS e IGUALITARIOS. Pormenorizando todos los SUFRIMIENTOS. Y ojalá que acabando con todos.

PODEMOS!!! AHAL DUGU!!!

 

 

 

Categorias