KARMA

¿CONOCES A TU VECINO DE ENFRENTE?

No sé si les hablado alguna vez de mis vecinos. Pero la verdad es que merece un capítulo aparte. Además el karma me lo debía. Yo ya he pasado por esas (típicas por lo que me cuentan) situaciones surrealistas de tener que lidiar con vecinos «psicópatas», franquistas, o las dos.

Pues ahora no. Estos de ahora me tienen enamorado. Llevo un año y medio en este piso. En la noble y batalladora Villa de Portugalete. Y miren, yo no sé si tener buenos vecinos te da la felicidad o no, pero te la acerca. Y paz te da. Y sentimiento de arraigo también.

Pues vean. Así para empezar. De momento debajo de mi piso, en el bajo, tengo a dos entrañables viudas septuagenarias que se pasan el día haciéndose mutua compañía en el descansillo, a puertas abiertas. Con el albornoz y zapatillas de casa, ahí en pleno portal. ¡Ala! ¡A lo loco! Como si estuvieran en cualquier edén en extinción de esos llamados «pueblo».  (bendita España rural)  Dos cracks con vidas duras pero más majas y saladas que las pesetas. Sonrientes siempre. Y siempre con ganas de echar algún chiste o alguna broma que aligere el peso de la soledad y de la vida. Y lo siento, pero ahí me han «dao» en punto flaco. Porque a mí me encantan. Me hacen recordar aquellos veranos de infancia en la aldea gallega de mis abuelos o en el pueblo de cigüeñas y de «chones» de la Extremadura de mis otros. Y eso mola. Mola mucho. Hoy en día más.

Y en el piso de arriba, tengo a mi pobrecito Armando. De León. Otro aitite. Y digo pobrecito porque este, en cambio, ya se las ve canutas para poder subir y bajar de su segundo piso. Y, aún así, todo un jabato porque, a pesar de sus maltrechas rodillas y caderas, él está siempre para arriba y para abajo con sus dos cachabas y sus bolsas del súper cargadas hasta las cartolas. Un puto crack. Le admiro. A Armando le encanta contar anécdotas y escuchar las tuyas. Y quejarse de que suben los recibos de la luz. El otro día me contó que un chaval desalmado le engatusó en el portal y mientras tanto, le guindó la cartera.  Si lo llego a coger, lo crujo. Porque hay que ser calaña y cabrón. Los niños y los mayores, sagrados.  Armando, claro,  ve gente joven y se arrima. Porque él en el fondo lo es.  Y esta escoria se aprovechó.

Y ahora ha venido una pareja súper maja a vivir en frente. Ella otra sufrida periodista y él un abogado en paro. Jodido enlazar vocación y economía en este bendito siglo XXI nuestro. Jóvenes. Con la ilusión de construir y sacar adelante su primer «nido» propio, por el entusiasmo que se percibe en sus miradas. Buen rollo. Mola.

Por lo demás el frutero de debajo de mi casa, casualidad de la vida, es otro montañero loco. Y sus mandarinas son drogaína dura. Sin pepitas. Esencial. Las tiene controladas.

Así que, miren, yo estoy más a gusto que un arbusto. Por el barrio y por la gente. Y doy gracias. Dicen los hindúes que nuestros vecinos deberían ser de nuestros mejores amigos por que «cuando se incendie tu casa, él va a ser quién más cerca esté para apagar el fuego. Para salvarte».  Igual no se te incendia jamás, pero seguro que una pizca de sal te hace falta alguna vez. En este mundo tan frío y tan de redes ¿sociales? que a veces sustituyen a la realidad. Y en el que ya no conocemos ni siquiera a quien vive en la puerta de en frente.

 

«CARTA ABIERTA A LA SERENDIPIA, AL KARMA, A LLÁMALO X»

“CARTA ABIERTA A QUIEN QUIERA CREER. A QUIEN ELIJA LO QUE NO PUEDE VER. A QUIEN MUEVA LOS HILOS AL OTRO LADO. CARTA ABIERTA TAMBIÉN PARA TI, ¡OH, SERENDIPIA!”

 

No es que yo crea en las ENERGÍAS. Es que EXISTEN. Aunque ninguno podamos verlas. Ni tocarlas. Ni demostrarlas. Ni explicarlas. Pero EXISTEN.  Y lo sabéis.  Todas y todos lo sabemos. Están ahí. Rodeándonos. Y ellas operan. Obran. Conspiran.  A veces te zarandean. Otras siquiera las ves…A veces ‘aparecen’ como un soplo viento fuerte que te grita: “¡Eh, tú! ¡Eh, tú, estoy aquí! ¿Es que no me ves?”… Otras como una brisa leve que te acaricia… Pero siempre están. Solo que a veces estamos tan ciegos, tan sordos y tan alejados de nosotros mismos (alienación, decía mi profe de ‘filo’) que siquiera las veríamos aunque fueran gigantes…Y entonces se pierden…

 

En estos últimos tiempos yo estoy volviendo a vivir esas energías con enorme intensidad. Cosas que difícilmente

¿Acaso la ciencia...?

¿Acaso la ciencia…?

podría explicaros. Pero reales. Que suceden. En coincidencias, señales, serendipias o llamadlo como queráis. Algunas vividas solo. Otras junto a otra persona. Pero poderosas. Muy poderosas.  De esas que te dejan congelado. Flipando. Mirando al vacío como si algo o alguien fuera a aparecer de la nada y a guiñarte un ojo cómplice. Y a decirte: “Sí… Sí. Por aquí vas bien. Por aquí vas bien. Sigue. Camina. Cree. Lucha. Avanza. Sin miedo. Yo solo te voy a indicar el camino.  Por si te desorientas en algún tramo… Pero tú tendrás que recorrerlo. Yo solo soplaré un poquito tu vela de vez en cuando… Para cuando dudes. Para cuando se te meta la niebla. Para cuando el cansancio de venza. Para cuando aparezcan las ampollas y te llueva. Para cuando ya ‘no lo veas’… Sigue. Camina. Es por ahí… Es por ahí… Por aquí. Por si te desorientas en algún tramo. Y dudas. O se mete la niebla. O te cansas. O el cansancio te vence y te puede. O ya ‘no lo ves’.Sigue. Sigue. Es por ahí…Es por ahí…»

 

Buffff. Piel de gallina… Porque todas esas señales, casualidades, serendipias… me indican últimamente con mucha pasión e insistencia un lugar en el que quedarme…Un proyecto por el que luchar…Aunque haya cuestiones difíciles que vencer dentro y fuera…Todo lo que me dicen, todo lo que escucho, todo lo que veo, siento y percibo de esas energías, tuvo AYER el nombre de un sueño…Un sueño que era recuperarme a mí mismo y a mi vocación desde

¿Casualidad o causalidad?

¿Casualidad o causalidad?

niño…Poder perdonarme y sanarme…Vencer mis fantasmas…Coger del suelo aquella toalla que tiré una vez y retomar la senda en el mismo punto por donde intenté el atajo…

 

Y sufrí…Sufrí como nunca… Pero mereció la pena… Aquella vez no fue en euros…Pero sí en plenitud. En felicidad. En realización… En sentimiento de deuda saldada. AYER las señales me indicaron que tomara aquella senda…La de mi sueño… Aun contra toda lógica. Aun contra todo lo que dictaría la razón…

Y HOY… Hoy está volviendo a ocurrir…Solo que HOY esas energías tienen un nombre… Un nombre de mujer. Nombre de un mundo que se une a otro mundo. Desde miles de kilómetros de distancia y desde un océano y un continente a otro… Porque así dispuso algo o alguien que ocurriera…

 

He vivido muchas cosas en mi vida. Recorrido muchos caminos. Aprendido muchas cosas. Buenas y malas. Bonitas y Screenshot_2016-08-18-11-05-05dolorosas. Y quizás… Quizás todas fueran para esto…Quizás fueran para llegar hasta aquí…Quizás, mi amor, todas fueran para llegar hasta ti…Quién sabe… Y para querer quedarme aquí…Y para saber cómo hacerlo… Junto a ti… Junto a ti, cariño… Ojalá que para toda una vida. Quién sabe… Y ojalá que también para crear otras vidas, tal y como soñamos los dos… Y para darles a ellos y ellas también la oportunidad de visitar este mundo. Y de vivir esta existencia. Y darles todo el amor del mundo. Como el que ha nacido entre nosotros dos… Para que huelan la rosa y resistan las espinas…

 

Quién sabe…Quién sabe si idealizo el amor, si idealizo la existencia, si nos idealizo a nosotros y todo esto tan bonito lo que está pasando…Quién sabe si existen de verdad las energías, y las serendipias o si solo es todo un delirio colectivo para darnos un sentido ante la nada… Puedo elegir lo que veo y lo que puedo tocar o elegir lo que siento y lo que se escapa al entendimiento…Puedo elegir la razón o elegir el amor… Puedo elegir escuchar al universo conspirando con sus Perseidas o puedo elegir silenciarlo…Yo ya he elegido, amor…Elijo las señales…Elijo las casualidades…Elijo las serendipas…Te elijo a ti… ¿Y tú? ¿Tú que eliges?

 

18-AGOSTO-2016

8lkeivcDqu0vGpG4tguVN9FIJjG

Categorias