hogar navarro

DE AQUELLOS POLVOS ESTOS LODOS…

Este año se cumplen ya once años de militancia fiel en este proyecto. 26 años recién cumplidos tenía yo cuando aquello. Cuando mi cuadrilla y servidor nos enrolamos en esta locura entrañable de txosna, konpartsa, agrupación, circo, o llámenlo como Uds. quieran. Como Hogar Navarro se la conoce. Nafarroako Etxea es su traducción al euskera y el nombre oficial que figura en las facturas y en las camisetas de ‘batalla’ desde hace ya 20 años.

Once años, once veranos, once fiestas de Barakaldo con todos sus sacramentos. Con todas sus batallitas. Con todas sus cientos de intra historias. Parece que fue ayer. De aquellos veinteañeros a estos casi cuarentones. ¡A veces tiene uno la sensación de que el tiempo pasa tan rápido que asusta!

Once años en los que las caras han ido rotando. Algunos se han ido marchando, otros permanecen y otros y otras nuevas generaciones han ido llegando. Rotación, renovación y evolución. Como en la vida misma.

11737802_10152902940237443_576302707856115545_n

Nuevas y viejas generaciones todas a una.

Once años en los que nuestras vidas han sufrido muchos cambios y en los que nosotros mismos, a la par, hemos ido cambiando también. Ni mejores, ni peores (de jueces está el mundo lleno) pero sí que diferentes. Cada paso, cada muesca, cada cicatriz, cada experiencia vital positiva o negativa nos han ido modelando inevitablemente y como parte natural del juego. Nuestro ahora es fruto de las decisiones que tomábamos ayer y de las que tomaremos mañana; de los caminos elegidos y de los descartados; de los proyectos emprendidos y de los nunca caminados. Todo ello nos ha ido construyendo y deconstruyendo. Hemos ido aprendiendo algunas cosas y desaprendiendo otras. Con suerte,  integrándolas todas productivamente. Pero siempre en constante cambio. Y, sin embargo, aunque Celtas Cortos, lo viviera siempre con cierta nostalgia y melancolía (“20 de Abril del 90”) , eso es la vida. Nuestras vidas. Pedazos de arcilla modelados repetidamente en un torno que nunca deja de girar. Nada nuevo bajo el sol. El guión de la vida es un patrón que se repite con la mayor naturalidad. Y aunque sí, aunque yo también siga siendo muchas veces un Celta Corto, ya no enmiendo la mayor. Ya sé que las canciones, como las personas se hacen viejas…Y que el papel lo soporta todo pero que la realidad es obstinada. Que los géminis nos movemos mejor en el aire pero que las circunstancias van exigiendo un poco de pies en tierra. Que los objetivos, los ideales y los sueños del ayer quizás ya no sean los de mañana. Que ‘los de siempre, como siempre y donde siempre’ quizás no sea una constante indestructible. Y que no pasa nada. Porque así ha de ser. Sin constricciones ni sobre actuaciones. Sin postureo. Mirando hacia adelante y guardando con mimo y cariño, los recuerdos. Que son al final , o al menos así lo entiendo yo, nuestra más legítima patria.  Alegrándonos de lo vivido. Y de lo ‘bailao’.

Así que quizás no sepamos si el año que viene cumpliremos o no el año doce de esta aventura; ni si las personas con las que compartamos turnos de barra y risas serán las mismas o no. Pero pase lo que pase, todo lo vivido ya es nuestro. Y con los de siempre o sin los de siempre, la txosna, como la vida… sigue y seguirá…

¡LARGA VIDA Y BUENOS VIENTOS! CARPE DIEM, OH CAPITANES Y CAPITANAS!

UNAS FIESTAS MÁS…UN AÑO MENOS…

Otro año más las fiestas de Barakaldo tocan a su fin y esta entrañable carpa de navarros locos recoge sus bártulos y se marcha hasta el año que viene. Unos lo estarían deseando; a otros en cambio se nos caían las lágrimas de pura pena en la última canción…

Como viene siendo así desde hace ya diecisiete añazos. Que se dice pronto…

Fue por aquel entonces cuando se fundó la comparsa Nafarroako Etxea y las txosnas se montaban junto al viejo campo de fútbol de Lasesarre. Muchos lo recordarán con nostalgia. Otros no queremos dejar que aquello se muera y aquí seguimos…Peleando.  😉

Quien no haya sido nunca comparsero difícilmente nos entenderá. O quien no

Logo comparsa

Logo comparsa

haya formado parte nunca en su vida de un colectivo, de un vestuario de un equipo de fútbol, basket, de un grupo de scouts… Porque ser comparsero no es solamente eso que se ve al otro lado de la barra en cada noche de fiesta canalla; no es solo poner chupitos; ni bailar al son del hit machacón del verano “Que se quite el top” o “Quiero rayos de sol o de algún tema mítico como “Sarri,sarri” Esa es solo una parte visible de todo lo que hay detrás. De muchas cosas que no se ven. De muchos meses previos de reuniones y preparativos; de mucho tiempo robado a pareja, familia, amigos, obligaciones;  de muchas emociones increíblemente intensas…No hablo de juerga. Hablo de mucho más. Hablo de sentirse parte de un grupo humano de gente auténtica con los huevos y los ovarios más grandes que el caballo de Espartero; personas que saben sobreponer el proyecto común a sus diferencias. Que domestica a base de empeño y tesón ese pequeño y entrañable caos que suele acompañarnos (no seríamos lo mismo sin él…jajaja) para emerger cual ave fénix de sus cenizas, año tras año. No hablo de juerga. Hablo de cosas que pasan debajo de la piel… Cosas que no se pueden explicar con letras escritas en un papel… Mis compañeros y compañeras saben a lo que me refiero…Algo GRANDE que pone los pelos de punta… Algo que hay que vivir…

Unas fiestas más…Un año menos…

Y cuando uno finaliza un proyecto toca hacer balance de todo lo llevado a

Con el antiJolín

Con el antiJolín

cabo, aprendido, logrado…De los aciertos y los errores, de lo bueno y lo malo… Hay quien toma como referencia lo negativo o lo menos bueno; yo siempre he sido de los otros. Prefiero el bagaje positivo. Unos lo llaman optimismo; yo lo llamo pragmática. Sin olvidarme ni obviar, claro está, los obstáculos ni los errores, que son siempre de las que más aprende uno (como de las derrotas) pero siempre creyendo más práctico el vaso medio lleno. Porque lo hay…Siempre lo hay…En la txosna, como en la vida… Lo hay…

Como dice una buena amiga mía muy sabia y con mucho coco…Algo estaremos haciendo bien…  😉

Y así, como si se tratara de una especie de ensoñación fugaz, se nos han

Nuestra web

Nuestra web

escapado entre las manos, otro año más, estos diez días de intensidad máxima, de trabajo incansable, de muchas horas sin dormir. Diez días tras los que (me moriré diciéndolo) no acabamos en la UVI o, peor aún, en la esquela de algún periódico, porque nos chutamos todos y todas esas sobredosis de ilusión y de energía que nos aportan las ganas de divertirse, de sonreír, de ver a los viejos amigos, de aportar nuestro granito de arena a las fiestas de nuestro pueblo, de cantar y de bailar como locos hasta el amanecer…Hasta el infinito…Y a veces hasta mucho más allá…

Y que nunca se nos olvide (también me moriré diciéndolo) que ese, y solo ese, es el objetivo de todo esto…Pasarlo bien. Reirse. VIVIR…

Y eso ocurre…Año tras año…Así que algo estaremos haciendo bien…

Larga vida a todos y buenos vientos.

PD- ¡¡GRACIAS a todos los txosneros, ex txosneros (de aquellos barros, estos lodos) , colaboradores dentro y fuera, pero sobre todo GRACIAS AL PÚBLICO. A esa gente que bebe, ríe, disfruta al otro lado de la barra. Porque sin vosotros nada de esto tendría sentido. Ni existiría Nafarroako Etxea…

¡¡GORA BARAKALDOKO JAIAK!! ¡¡GORA NAFARROAKO ETXEA!!

Fotos y más info en nuestra web:  http://www.nafarroakoetxea.es/

Categorias