exito

EL SÍ ESTARÁ DETRÁS DE LA DÉCIMA PUERTA. NO DEJES DE APORREARLAS.

Qué duro es a veces escuchar la palabra NO ¿verdad?

Depende del día un rechazo te golpea en mayor medida, como un mazazo. El NO. El temido NO. El que te cierra una puerta. Y te genera mil dudas. E inseguridad. E incertidumbre. El que hace temblar por un momento tu convicción…

Sobre todo cuando le pones toda tu fe a algo. Y toda tu energía. Y energía, y energía, y energía… Y le echas horas y horas de curro y esfuerzo. Y de pasión. Y te vacías. Y pones tus sueños y toda tu alma en lo que haces… Hay días que esos NOES te hacen pupa. Y hasta se te escapa alguna lágrima. A veces de puro agotamiento, más que nada. Cuando vas en quinta cada día a por tus ideales, a veces el motor va fundido. Y llega el kilómetro 30. Y el cerebro (cabrón racional, él) te pone a prueba. Porque la extenuación te pone en ese estado de “a flor de piel”.

Cuando la cabeza te dice no, el corazón aún puede un poco más…

¿Pero sabéis? Un NO siempre es una oportunidad. Para repensar. Para un replanteo. Y después del disgusto inicial has de hacerlo un aliciente. Un espoleo. Una prueba mental. Para salir reforzado y aprendido ¡¡y volver a la carga con más herramientas y más armas!!  La vida está llena de ellos. De rechazos. Y de NOes. Y hemos de estar preparados. ¿Porque sabéis? Dice cierta estadística de barrio que existen nueve NOes antes de llegar llegar a un SÍ. Nueve puertas que se cierran hasta encontrar la que se abre.

Así que mientras yo viva, JAMÁS voy a dejar de intentarlo. De buscar esa décima puerta. Luego quizás querré otras nuevas, quién sabe. Nuevos retos. Y todo volverá a empezar. Es el bucle de quien bregue en guerras nuevas que se encuentren fuera de su zona de confort. Buscando otros lugares y otros retos. En mí eso es una especie de adicción. Y con esto del cine y de la televisión, que además es vocación, además de vicio, es pura necesidad. Debo hacerlo. Debo apretar aquí. Nací redactando y quiero morir igual. Y además soy bastante hábil detectando y atrapando las buenas historias. Lo que «vende». Lo que interesa. El negocio. No en vano fueron más de quince años de vida comercial en muy distintos sectores entre sí y reuniéndome y viajando con cientos y cientos de personas de mayor o menor cargo y estatus. A algunos me los habría llevado a mi casa y a otros les habría puesto una merecida litera en algún calabozo de comisaría.  Por mucha corbata que llevaran. Pero entre todos ellos me dieron cierta visión y perspectiva de la vida. Por eso creo que de lo mercantil sé, fíjense, hasta demasiado. Aunque he visto su lado oscuro. Porque el dinero suele contaminarlo casi todo. O al menos la esencia sana e idealista de cada cosa. Pero no todo. No todo.

Soñar es un poderoso motor de cambio…

Así que lo lograremos. Permanezco invicto y convencido. Porque esta es la carrera de fondo más bonita y motivadora a la que me enfrentado en toda mi vida. Y no pienso hacerle caso al cerebro. A la razón. Sino a todo el resto de mi cuerpo. Y a energías que no sé explicar. Y que me empujan a no rendirme. A seguir. Aunque haya días en que se note el desgaste psicológico. De esa siembra constante y afanosa sin ver aún tomates.

Porque hay días grises en el camino, sí. Pero la mata sigue creciendo. Y ya no vamos a dar ni un paso atrás. Hay que seguir regando y mimando. Y creyendo. Yo los veo. Aunque todavía no estén. Tomates rojos. Oliendo a dulce. Maravillosamente irregulares e imperfectos.  Yo los veo. Y si puedes soñarlo, puedes lograrlo. Eso leí algún vez en una #tazaconmensaje de esas de tienda de souvenirs… O quizás me lo dijo algún profesor del colegio cuando yo era pequeño, ya no recuerdo. Y yo como soy tan iluso…me lo creí.

NI-UN-PASO-ATRAS. Renuncié una vez a mí…Y a soñar…Una vez. Pero dos, jamás… Ya no.

Abrazo grande, oh capitanes y capitanas!! No hagan caso de las dudas. Aporreen hasta la décima puerta. Y todas las que hagan falta. Sueñen!!  Es el motor para vencer al NO!! Y hacer de ese fantasma, aprendizaje, fortaleza y oportunidad!!

MANDA A PASEO AL QUE TE DIGA: NO VAS A PODER…

“Los primeros hombres que llegaron al POLO SUR,

tras meses de sufrimiento y penurias llegaron por un solo motivo:

Porque NADIE les dijo nunca que aquello era IMPOSIBLE…”

FILOSOFÍA DE UN “NO FILÓSOFO”: SOBRE EL CAMINO HACIA EL ÉXITO, LOS SUEÑOS Y POR DEFECTO LA FELICIDAD

¿Cuál es ese camino hacia el éxito que tanto buscamos? ¿Hay alguna clave? ¿Existe algún método que diferencia a los que “llegan” de los que se “quedan” en el camino?

Estoy completamente convencido de que lo hay…Y de que este, además, está a alcance de todos y cada uno de nosotros…Basta con aplicarlo…

Partiendo de esta premisa, creo firmemente que el camino hacia el éxito (entendiendo el término éxito como la consecución de aquellas metas que uno se propone alcanzar en la vida) se compone de varios peldaños que conducen precisamente al logro de todos esos objetivos que anhelamos.

En base a tal criterio esos peldaños serían principalmente cuatro: Soñar, creer, arriesgar y perseverar.

Cuatro verbos, cuatro acciones y actitudes que conforman esa “llave” o camino hacia nuestras metas y que diferencian a los que alcanzan sus objetivos, de quienes simplemente los ven pasar…

TEORÍA DE LOS CUATRO PELDAÑOS (T4P)

Si se puede soñar; es posible...

.SOÑAR

Para mi supone el primer y fundamental peldaño. El origen de todo. El primer paso…

Nunca, a pesar del paso de los años, hay que perder la capacidad de

Si se puede soñar; es posible…

soñar…Aquella capacidad que alimentaba nuestras pasiones e ilusiones cuando éramos niños…Soñar nos mantiene motivados…

Espero no tener nunca la enorme desgracia de olvidarme de soñar, porque ese es el motor de todas las cosas. Y porque es entonces cuando uno empieza a envejecer… Cuando dejas de soñar, empiezas a morir en cierta manera…

2º.CREER

El segundo peldaño…Creer con pasión…Creer es en cierto modo una forma de soñar despierto. Tan importante como soñar es creer ciegamente en lo que uno hace y en uno mismo…Creer que cualquier cosa se puede lograr…No hay imposibles…

El éxito sólo se logra “creyendo”. Y eso tiene mucho que ver con la “fe”. Una palabra que en los tiempos actuales parece haber perdido el sentido. La “fe” es creer ciega y vehementemente por encima de la lógica o de lo razonable que algo puede suceder…Y al final sucede…Es algo casi mágico…

Y si por algún motivo no fuera así, siempre nos quedará el valioso bagaje de lo aprendido en el camino, que nos aportará seguro grandes enseñanzas…

3º.ARRIESGAR.

ARRIESGAR. Por supuesto…Tercer y decisivo peldaño… Sed audaces; intentad cosas. El NO ya lo tenemos de inicio…Romped su inercia.

En esta sociedad y época histórica que nos ha tocado vivir, gozamos de una total libertad de pensamiento y decisiones (el libre albedrío), lo cual pone a nuestros pies un abanico infinito de recursos y alternativas. Disfrutamos del privilegio de poder elegir entre múltiples y variados caminos…Cada día. Cada amanecer comienza una nueva etapa apasionante o la misma rutina de siempre. Solo depende de nuestras elecciones. De nuestras decisiones. De los caminos que elijamos emprender o descartar… Todos ellos son “puertas” que están ahí, esperando a ser abiertas…

Y tenemos a nuestra disposición dos opciones; atravesar dichas puertas o quedarnos en el umbral…Podemos emprender ciertos viajes o podemos quedarnos en el mismo lugar.

Así que ¿por qué no hacerlo? Tenemos tanto que ganar y tan poco que perder…La diferencia sólo está en un pequeño paso hacia delante…

En relación a este tercer peldaño, yo sólo aspiro a que cuando pasen los años, y sea más el camino recorrido que el que quede por recorrer, no tenga que arrepentirme al echar la vista atrás, de todos esos caminos que no emprendí o de aquellas decisiones que nunca tomé…Acertadas o no…Pero en ello está la “magia” de la vida… En arriesgar…En jugársela… En no rendirse nunca… En tentar a la suerte…

4º PERSEVERAR

Y después de haber recorrido ese largo y sinuoso camino, yo añadiría un paso más…Y quizá el más costoso de ellos…

El de la PERSEVERANCIA. Porque perseverar es un verbo que ya implica

Conquistando objetivos...

Conquistando objetivos...

trabajo. E implica esfuerzo. Implica constancia y acción definida y dinámica hacia el objetivo. Es algo así como el “fuelle”, el fondo físico necesario para poder afrontar con garantías la búsqueda y consecución de cada objetivo…De cada camino… La constancia, el esfuerzo, el tesón continuo…El no darse por vencido cuando lleguen los fracasos…No desfallecer…Nunca rendirse.

La vida es una carrera de fondo; de largo recorrido;  y hasta yo, que siempre voy corriendo de un sitio para otro, con mil planes al día y otros mil en la cabeza, como si el mundo fuera a acabarse mañana, he acabado por asumir el concepto. Nunca es tarde…

Así que he ahí, según mi criterio, el camino hacia el éxito tal y como yo lo entiendo.

Como la consecución de un sueño, de una meta, de un objetivo. Puede ser escalar una montaña, o publicar un libro, puede ser formar una familia o montar una empresa de prestigio, puede ser ejercer una vocación, o viajar a un lugar, puede ser enamorar a una persona o aprobar un examen… Puede ser un “GRAN” éxito o múltiples y pequeños éxitos cotidianos…O puede ser alcanzar el POLO SUR…Puede ser lo que queramos que sea y todo aquello que seamos capaces de soñar…Así que soñad…Y que nadie os diga nunca las dos palabras más absurdas y más inciertas que existen: NO PUEDES.

Pero esto es sólo la teoría claro…La práctica está ahí…Sólo en nuestras manos…

Y el POLO SUR está ahí, esperando…

Abril de 2006

Categorias