ATHLETIC DE BILBAO

GOIKO: CLAVES PARA GANAR LA FINAL AL BARSA.

@CesarFdezRollan (Bilbao). ¿Cómo se la gana una final de Copa al Barsa? Andoni Goikoetxea (Alonsotegi, 1956) fue uno de los líderes de aquel equipo de leyenda que venció a la escuadra de Maradona y Schuster en lo que pasó a la historia como la ‘batalla del Bernabéu’. Quizás él pueda darnos alguna clave. Corría el año 1984 y de la mano de Javier Clemente aquella plantilla logró Liga, Copa y Supercopa. Fue la última vez que el Athletic sacó la gabarra y que la locura de alzar un título tomó las calles de toda Bizkaia.

“Nosotros tenemos muchas cualidades, tendremos ocasiones y llegaremos; va a haber

Un mito del Athletic

Un mito del Athletic

oportunidades para ganar”

Soñar es gratis… ¿Un resultado para la pelotilla de la final?
Aquí el corazón te dice que hay que ganar. Si se diera un 1-0 como en aquella final nuestra…Pero la cabeza te dice que va a ser un partido complicado. Aunque vamos a pensar mejor que sacamos la gabarra y que va a ser una gran fiesta. A medida que llegue el 30 de Mayo todo Bizkaia se va a llenar de banderas en los balcones, pancartas…Eso ya es muy grande.

-Usted que ya ganó aquella Copa al Barsa de Maradona, ¿qué cree que hay que hacer para ganarle por fin? ¿Qué planteamiento hay que llevar?
Está muy claro: máxima concentración. Saber que nosotros tenemos muchas cualidades, tendremos ocasiones y llegaremos; va a haber oportunidades para ganar. Hay que intentar ser eficaces. El Barcelona perdió con el Málaga en casa. Al margen de jugadores o sistemas, hay que estar muy centrados y muy metidos y jugar con ese sentimiento de orgullo convencidos de que se puede ganar. Hay que darlo todo en esos momentos puntuales que habrá en el partido: ‘contras’, balones parados…

Despiece GOIKO Redes Sociales

Las tres de las redes sociales

-Maradona y Schuster frente a Messi, Neymar, Luis Suarez… ¿Cuál era mejor Barsa?, ¿aquel o este?
El Barcelona era un equipazo con todos internacionales pero es que en el de ahora hay más gente internacional aún.

-Julio Salinas nos decía que Uds. eran un piña fuera del campo también, ¿cree que eso influyó?, ¿lo ve diferente hoy?
Sin ninguna duda. El entrenador siempre va a querer jugadores comprometidos pero al margen de todo eso nosotros teníamos una relación personal directa y pasábamos mucho tiempo juntos entre nosotros fuera. Ese contacto en el campo también se transmitía. Que tú le puedas gritar y recriminar a otro jugador y viceversa con toda la confianza que te da el que luego vas a estar con él tomando algo y lo vas a comentar sin problema. Nos teníamos mucho cariño y salíamos con las mujeres a cenar, charlar…No sé ahora pero nosotros hacíamos eso y nos ayudó.

-Hablando de aquellos títulos, cómo los recuerda? ¿Alguno más especial que otro?
Con mucha ilusión. Los ganamos a pulso y hasta el último momento nos superábamos. Teníamos un equipo completo entre técnica y garra. Fue el año más glorioso de los últimos 50 años con el triplete de títulos.

-Volviendo a su momento actual, ¿qué tal en Guinea Ecuatorial como seleccionador?
No conocía el país y aunque son condiciones duras muy bien. Dos años bonitos. Les hemos dotado de una estructura que no tenían. Perdían todo pero les hemos enseñado también lo que es ganar. Hay muchos niños con lo que una gran proyección. Allí casi todos son de Barsa o Madrid pero me encontré a niños con la camiseta del Athletic lo cual siempre es un ‘subidón’ y hasta me saqué fotos con ellos. Por muchos motivos se hace duro vivir allí. Lo hablé con mi mujer y decidimos dar por cerrado el ciclo.

-¿Proyectos ahora?, ¿no le han llamado nunca para Lezama?

Años de títulos y gloria

Años de títulos y gloria

Pues nunca me ha llamado nadie a pesar de que todo el mundo te dice “tú eres de la casa”. Me he tenido que ir fuera al Rayo, Racing, Numancia, Salamanca, cuatro años en la selección española… Con mi currículum deportivo sin embargo nunca me ha llamado nadie del Club.

-“El jugador más duro del mundo” le apodó el diario The Times. ¿Leyenda negra o le hacía justicia?
(se ríe) Y aún así soy el jugador, siendo defensa, con más goles en la historia del Athletic, parece un poco contradictorio ¿no? Pero te acostumbras. Al cabo de un mes cuando me bajaron al tercer o cuarto puesto de los ‘duros’ hasta me dolió (ríe una vez más)

GIOKO- Despiece al primer toque

 

ENTREVISTA A EX DEL ATHLETIC (2) – JABO IRURETA

(* Contenido propio redactado para la revista mensual en papel YOSOYUNLEON. Estracto del mismo ya publicado. www.yosoyunleon.com)

En el Athletic ha ocupado todos los cargos menos el de utillero.  Jugador, entrenador, director deportivo…  El técnico con más partidos en Primera División, tras el difunto Luis Aragonés.

Javier Irureta: “Estando sextos en Liga, se metieron pancartas mofándose de mí como entrenador algo que en un club como el Athletic nunca debería ocurrir. Si somos una afición diferente hay que demostrarlo”

 

@CesarFdezRollan. (Bilbao)- Dos Ligas y una Copa como jugador del Atlético de Madrid;  Liga, Copa y dos Supercopas dirigiendo al ‘Depor’; entrenador de históricos como Betis, Celta, Zaragoza… A sus 66 años Javier Iruretagoyena (Irún, 1948) se ha pasado casi cincuenta ligado al fútbol. Retirado en la actualidad, es una de las voces vivas más autorizadas del panorama futbolístico. ‘Jabo’ hace honor a su fama de tipo cercano, conversador y con mucho que contar tras toda una vida pegado a los terrenos de juego.

– Hace escasos días se tomaba declaración a varios jugadores del Zaragoza, un equipo que Ud. dirigió, por un presunto amaño en el que estaría

involucrado también el Levante. ¿Cree que el fútbol se ha contagiado de la corrupción y que los intereses empresariales están contaminando los valores y ejemplos de los que debiera ser bandera el deporte?

Yo te puedo decir que como jugador con trece años en primera y como entrenador nunca en mi vida nadie se me ha acercado a proponerme nada así ni me ha dado nada por hacer algo. Otra cosa es que haya podido tener alguna prima por ganar, eso sí te lo digo.  De confirmarse esto del Zaragoza sería algo muy malo porque hay mucha ilusión por el fútbol entre la gente joven y sería un mal ejemplo.  Individualmente alguien podría haber caído pero a nivel global no lo creo. Cada persona es muy suya y podría ser pero esperemos que no.

-Algo que mucha gente pregunta por la calle. ¿Qué hace Jabo ahora? Con toda una vida vinculada al fútbol ¿echa de menos estar en ‘la pelea’? , ¿algún proyecto para volver al fútbol?

No. Consumo el ‘mono’ viendo mucho fútbol en la televisión pero ahora me dedico a vivirlo desde fuera, a pasear, a la familia, los nietos…Tuve suerte de poder dedicarme a esto pero  también fueron muchos años dedicados y sacrificados por y para el fútbol.

-¿Si te surgiera algún proyecto aquí cerca de casa?

Pues primero habría que repensarlo pero es muy difícil. Recuerdo una cena con Luis Aragonés y tú le decías que si se había retirado y con setenta y pico años que tenía no asumía ni hablaba como si se hubiera retirado. En mi caso he probado otra vida más tranquila sin estar expuesto a la opinión pública para lo bueno y para lo malo.  Hay seis entrenadores en primera a los que he tenido como jugadores:  Mendilibar, Valverde, Javi Gracia… y ahora disfruto de sus éxitos. Algo de semilla habré dejado espero (se ríe)

De los lectores en redes sociales

Yo creo que hay capacidad por jugadores, cuerpo técnico y afición para salir. Si será antes o después, no se sabe. Pero es  importante ganar ya así que todo pasa por ganar al Celta. Hay que ganar cuanto antes. Aquel Atlético de Molina, Kiko, Capdevilla, etc.  tenía una gran plantilla y bajó y el Valencia, ídem.

-Como técnico curtido en mil batallas, ¿qué ‘medicinas’ funcionan en estos casos? ¿Y cuáles aplicaría Ud. para este Athletic?

Trabajar.  No perder la confianza y ser todos uno. Sobre todo en los partidos de casa. En casa hay que ganar y fuera ya se irán sacando puntos. Creo que en esta temporada se ha puesto mucho trabajo enfocado a la previa del Nápoles y después ha podido haber una relajación pero no solo en los jugadores sino en todo el entorno; como pensando que por habernos clasificado ya habíamos logrado algo y olvidando que en la Liga la comienzan todos los equipos con cero puntos. Los jugadores tienes que estar concentrados y necesitan esa victoria que le dé la vuelta al estado psicológico. En este momento es más importante la mente que las piernas. No puede ser que en dos meses se hayan fundido ya.

-Se especula estos días con que quizás habría que readaptar el estilo del equipo y no presionar tanto para no desgastarse. ¿Cree usted que esto ayudaría a retomar los buenos resultados?

Para poder valorar eso habría que saber lo que dicen los médicos a nivel de analíticas que informen sobre el estado físico de los jugadores. Sin eso no se puede hacer ningún análisis. Pero tengo claro que con estos técnicos y con este equipo lo van a sacar adelante.

-Otra de las lecturas que se hacen del mal arranque es la marcha de Herrera al Manchester. Sobre la ‘migración’ de jugadores, ¿cree que está en manos del Athletic hacer algo para retener esos talentos o no se puede influir?

Probablemente algo más se podría hacer. Aunque cada jugador busca unas cosas muy personales y de forma individual. Llorente ha ganado ya una Liga y Javi Martínez varios títulos también. Hay a quien satisface más eso a nivel realización que a otros. La afición también tiene que demostrar que se es diferente de verdad porque eso contribuiría. Es una afición fenomenal pero hay sectores que han criticado, por ejemplo a Llorente incluso antes de que hubiera tomado su decisión. Eso seguramente tampoco contribuyó a que se quedara. Si un jugador está en duda puede que el calor y el sentirse querido haga que se decida por quedarse.

-Ud., de hecho, vivió en la temporada 94-95 una marcha del Club relacionada con las críticas de algunos sectores de la afición. Con el equipo en puestos europeos, dejó su puesto.   

Así fue. En mi caso no me destituyeron. Me marché. Porque incluso se metieron pancartas mofándose del entrenador, algo que un club como el Athletic nunca debería ocurrir. Si somos una afición diferente, hay que demostrarlo. Porque a mí esto no me cuadraba. Si somos como cualquier otra y una más del montón entonces, sí. Es doloroso sobre todo cuando eres de aquí y vives aquí.  Se entiende que haya sectores críticos pero hay situaciones que no se debieran dar.

-En el 2002 logra el ‘Centenariazo’ cuando dirigía al ‘Depor’. Le ganan la Copa del Rey al Madrid en el mismísimo Bernabéu el día en que cumplía

100 años. Además ganó también una Liga en Coruña. ¿Ve Ud. capaz en este fútbol de hoy al Athletic alcanzando gestas como aquellas?

Ha cambiado mucho el fútbol. Capaz siempre se es pero cada vez la posibilidad es más reducida. Sí que es posible pero por ejemplo la marcha de Llorente, Javi Martinez, Ander… No hay duda de que nos han debilitado grupalmente para competir por títulos.

-Macua le ficha en 2009 como director deportivo para hacerse cargo sobre todo de la cantera sustituyendo a Luis Solar y cuando llega Urrutia en 2011 le cesan asumiendo su cargo Amorrortu. ¿No le parecen demasiados cambios en poco tiempo para algo tan importante como es la dirección de una cantera que es pilar fundamental en un club con esta filosofía?

No lo estimo así porque creo que todos los que han pasado excepto algunas excepciones hemos sido jugadores del club. Aunque cada cual tenga sus matices en el desarrollo de los futbolistas de base, todos y partimos de un tronco común y no afecta desde mi punto de vista los cambios. Zubizarreta, Amorrortu, servidor…Ese tronco común no debería afectar porque todos conocemos la idiosincrasia Athletic.

Sección preguntas al primer toque

 

 

RELATO FINALISTA SOBRE LA TXAPELA – BILBAO

Tengo el gusto de compartir con Uds. un relato escrito recientemente para el “CONCURSO DE RELATOS CORTOS SOBRE LA TXAPELA  2012” organizado por la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo Bilbaino y por la tienda Ametsarte de regalos y objetos de recuerdo de Euskadi.  Este relato fue elegido entre los 6 finalistas y dada la temática que aborda relacionada con el drama de los desahucios y no siendo por tanto propiamente dicha de una txapela al uso, la satisfacción fue doble.

 

“VIEJA Y RAÍDA…PERO DIGNA… TXAPELA”

 

– ¡Cuánta añoranza de otros tiempos! ¡Dónde quedaron aquellos años de bonanza y comodidades! Sin apenas preocupaciones… – pensaba para sí.

 

Corrían los años setenta. Principios de década. El señor se codeaba con la flor y nata de la sociedad bizkaina y solía acudir de cuando en cuando a la Sociedad Bilbaina a tomar un vermú. Escaleras de mármol y pasamanos de cobre; una lámpara inmensa de cristal de bohemia presidiendo el recibidor; mobiliario rococó del mejor cerezo; amplios salones donde se jugaban a las cartas o al billar; aquel piano de cola que acompañaba con su cálida banda sonora la lectura de la prensa del día…Vida social y opulencia a partes iguales. Y allá que me llevaba a mí. Incluso entonces. Entre las altas alcurnias.  Desafiando a las modas modernas venidas de Gran Bretaña. A los bombines y a los sombreros de copa. Nada que envidiarles. Tradición y gallardía frente a modas pasajeras.

 

Después llegaron los ochenta. A toda prisa; sin preguntar; con su velocidad y

Txapela

con todos sus cambios vertiginosos y apasionantes. Tiempos de ilusión y de esperanzas renovadas. Tiempos de libertades anheladas. Viví momentos inolvidables. El señor alternaba bastante por aquel entonces. Pasábamos las tardes escuchando poemas de Blas de Otero, Unamuno o Celaya y compartiendo tertulias, por fin sin censura, en el Café Boulevard; disfrutábamos de la Aste Nagusi y de la orquesta en el quiosco del Arenal sin restricción alguna; de rondas de txikitos, canciones y risas con la cuadrilla por Jardines, El Perro o Plaza Nueva; de tardes de alborozo y victorias épicas en La Catedral…Se respiraba vida por todas partes… ¡Eran tiempos felices!

 

Pero en esas, en una tarde gris de otoño bilbaíno como la de hoy, llegó uno de los momentos más duros desde que existo. La muerte, traicionera y siempre injusta ella, vino a buscar al señor y se nos lo llevó para siempre. Un infarto volviendo de hacer las compras en la Ribera le arrebató la vida sin avisar. Duro. Muy duro…Y allí estaba yo. Fiel como siempre. Pero sin poder echarle una mano siquiera. Sin poder devolverle el cariño y el trato recibidos. Sin poder despedirme…Horrelakoa da bizitza. Nos guste o no…

 

Apenas unos días después del sepelio y colgada yo (ya sin dueño a quien

De siempre…

servir) en la elegante percha de pie que el señor tenía en su habitación,  le debí de hacer gracia a una de sus nietas y me rescató de aquella casa enmudecida y herida de ausencia. Una herencia yo poco valiosa quizás, pero con muchas historias y muchos secretos que contarle; con muchos momentos vividos junto a su abuelo…

Durante aquellos años no salí apenas de casa y ocupé un lugar en una vitrina del mueble de su salón. Desangelada. Como un objeto decorativo más. Sufriendo por no poder prestar servicio a nadie de la casa. Un objeto inútil. Aburrida e inerte. Aquellos gorros de forro polar o de lana horteras y multicolores, fabricados en serie y “Made in China” por lo que pude una vez leer en una etiqueta, serían muy modernos y vistosos sí, pero no eran lo mismo. Calidad en Balmaseda. Calidad en la materia prima escogida con mimo y cariño. Calidad en las manos cariñosas del artesano; nunca en los brazos mecánicos de una máquina…

 

Por fortuna aquella etapa de largos años de sufrimiento llegó cierto día a su fin y la nieta del señor decidió un día que podía ser yo un buen regalo que hacerle a su padre, e hijo primogénito de aquel hombre entrañable que un día fuera mi primer dueño. Le pareció además buena idea engalanarme con un precioso bordado blanco con su nombre. Me llevó a la sombrerería de la calle Víctor a donde yo llegué cierto día procedente de la fábrica de la Encartada de Balmaseda y donde su difunto abuelo y yo comenzamos nuestra historia de amor. Y allí atendieron su petición.

IGNACIO. Con todas sus letras. Doloroso, sí. Pero un emotivo detalle que, a mi ya longeva edad, me daba un mejor aspecto y casi una segunda juventud. Una nueva vida…

 

Y así fue como redescubrí Bilbao. Un Bilbao totalmente cambiado y nuevo.

Azul Bilbao…

Museos de formas caprichosas e increíbles y modernos edificios acristalados donde otrora solo había grúas, astilleros y solares llenos de contenedores de carga amontonados y destartalados. Un enorme rascacielos de espejo y nuevos puentes uniendo ambas márgenes de la ría; amplios paseos con esculturas, bibliotecas; gente hablando idiomas desconocidos para mí que fotografiaban cada rincón de nuestro botxo con sus cámaras réflex. Todo alucinante para mí. Y sentí cierta nostalgia, la verdad. ¡Pero a la vez cierta excitación! Bilbao (o al menos una parte de él) había cambiado el óxido, la contaminación y ese gris de antaño, por piraguas de colores surcando la Ría, por jardines verdes y por luz. ¡Toneladas de luz! ¡Ver para creer!

 

Lamentablemente y al cabo de unos años Ignacio junior también falleció. Ley de vida. Es lo que tiene ser un objeto no caduco ni mortal. Tiene sus cosas buenas. Pero sus momentos duros y crueles. Y ves a mucha gente querida marcharse…

 

Y pasé de nuevo a manos de su nieta. Orgullosa por poder seguir perteneciendo a la familia. Tercera generación. Aunque ya nunca nada fue lo mismo. Ni para mí ni para ellos. Y todo lo que vino fue siempre peor. Observé, otra vez desde mi vitrina, todo lo que fue viniendo en estos años duros. Primero las huelgas y los recortes, luego los despidos en la fábrica y en la oficina, las cartas del banco acumuladas una sobre otra encima de la mesa reclamando los pagos de letras pendientes, las lágrimas de impotencia y desesperación…Años de angustia. Pidiendo clemencia sin éxito. Y el momento de tener que elegir entre llenar la nevera y pagar el colegio de Ane o de seguir pagando deudas…Duro. Muy duro. Y por fin el desahucio. La injusticia. La infamia. Una clase de muerte en vida.Y después la calle. Y la soledad infinita. La tristeza. El invierno. El frío…

 

Pero nunca dejé de estar a su lado. Ni en esos momentos. Ni mucho menos. Orgullosa y con la cabeza bien alta. A pesar de soportar la humedad y la gélida temperatura de los adoquines del suelo. Por las mañanas en el pórtico de la Catedral de Santiago o en la escalinata de la Basílica de Begoña, tras misa de doce; por las tardes en la Plaza Nueva o en la boca de metro de la Plaza Unamuno que había más paso de gente. Algunos días con mejor suerte que otros y con algún que otro euro demás que llevarse a la boca. Otros vacía y empapada…

 

Ya sin contemplarlo todo desde aquella posición privilegiada y glamurosa que daba cubrir la cabeza del señor en los salones de la Bilbaina o en el Boulevard. Porque una es igual y la misma en el cielo y en el infierno. Igualmente orgullosa y erguida. O más aún. La dignidad es algo que nadie puede arrebatarnos…Aunque quieran. Ni siquiera a una vieja y raída txapela…

 

 

¿FÚTBOL Y ATHLETIC?: DE BORREGOS…

¿FÚTBOL?:  ¡¡VAYA DEPORTE DE BORREGOS!!

Puedo llegar a comprender a la gente a quien no le gusta el fútbol o que incluso lo aborrece. Que no entiende que mueva las masas y las pasiones que mueve. A esas personas que dicen que parecemos borregos quienes lo seguimos (haberlos, haylos, no les quito razón).

Es solo que en días como hoy; en tardes como esta de San Mamés, siento verdadera y sincera lástima por ellos. Me dan pena; mucha pena. Dicho con todos mis respetos. Me explico.

Me apena que alguien pase por esta vida sin que pueda, al menos una vez en su existencia, llegar a experimentar todo lo que genera la pasión por este

Afición Athletic

Afición Athletic

deporte y por un club y unos colores concretos. Todas estas emociones colosales que lo trascienden a uno;  todas las sensaciones inolvidables e impagables que hemos vivido estos días. Antes, durante y después del partido.

Antes: La ilusión, la ansiedad, las charlas en los bares y en las plazas, la esperanza, las banderas en los balcones, los nervios, el ambiente, el calor, los amigos, la espera…

Durante: El verde, esos focos y esas gradas que estremecen, más calor, la piel de gallina cuando suena el himno, la tensión, las bufandas ondeando al viento, las canciones, miles de gargantas y de almas al unísono fundiéndose en una; el gol, el buen juego, el pitido final…La piel de gallina…

Después: La plenitud; los abrazos; las sonrisas; las celebraciones, la felicidad…La felicidad…La felicidad…

Hoy en Bilbao, hace una semana en Manchester, hace dos años en la final de

Etxeberria y J.Guerrero

Etxeberria y J.Guerrero

Valencia, hace algunos más con aquel gol histórico al Zaragoza que metió cierto jugador que vestía el número 17 (grande, Gallo) y que nos metió en la Champions League de la mejor Liga del Planeta…A nosotros…A un club modesto en la cuenta bancaria y en estrellas mediáticas.Pero invencible en valores y en ideas. Y en fe… Y tantos otros momentos que vendrán…No lo duden…

De nuestros fugaz paso por este mundo no nos llevaremos ni el ladrillo, ni los billetes, ni las alhajas…Nos llevaremos tardes como estas, ladies and gentlemen.

Por eso en tardes históricas e inenarrables como estas, en las que el lenguaje se torna una herramienta pobre y escasa para narrar lo acontecido (porque solo vale con vivirlo y con sentirlo), me apeno por ellos. Por esos privilegiados que logran o simplemente eligen escapar al borreguismo.

Porque nunca van a entenderlo. No entenderán al niño que se pinta la cara para ir al colegio y se enfunda fascinado esa camiseta que le llega por las rodillas sin saber muy bien por qué pero consciente de que algo importante ocurre ahí fuera, en el loco mundo de los mayores, que lo impregna todo…Ni entenderán nunca a esa gente que, unos con más recursos, otros con menos, sacrifican su tiempo, su esfuerzo y su dinero en viajar 36 horas en autobús para ver un partido de 90 minutos y darse la vuelta de nuevo. Ni entenderán porque otros muchos acampan tres días en la rue del percebe para intentar conseguir una entrada aún a sabiendas de que probablemente será imposible… Ni las lágrimas, ni las voces rotas… Panda de borregos…Más que borregos…

¿Y saben ustedes por qué? ¿Saben por qué nunca podrán entenderlo? ¿Saben por qué todos esos que aborrecen este deporte nunca sabrán de qué les hablamos?

Sencillamente porque no basta la razón para entenderlo…Porque esto no es solo un deporte…Porque esto no es solo fútbol, ladies and gentleman…

Porque esto es mucho…MUCHO MÁS…

Para todo lo demás, como dijo el del anuncio…Para todo lo demás, Mastercard…

PD- Dicho lo cual, no puedo esconderme más. Les entiendo. Pero yo me autodeclaro borrego. Y del Athletic. Desde siempre y para siempre.

ANEXO 1: SER DEL ATHLETIC TIENE UN PLUS DE BORREGUISMO

Porque además, y con todos mis respetos hacia el resto del clubs del planeta,

Leones

Leones

nosotros, el Athletic, tenemos un plus; un plus llamado filosofía centenaria; un plus llamado valores.

Esa idiosincrasia clásica; como de otros tiempos; atemporal y eterna. Esa concepción romántica y casi heróica del fútbol que resiste invariable ante los envites de una evolución de los tiempos voraz, fría y mercantilista, y que a uno lo arrastra y lo somete sin saber muy bien por qué…Y que lleva a toda una masa social a responder sin titubeos que preferiría jugar en segunda o en regional si hace falta, antes que renunciar a nuestras ideas. Las mismas que nos regalan tardes como las de hoy…Y como las que quedan…

Y es por eso…Es por eso que somos diferentes. No sé si mejores o peores (autojuzgarse nunca es políticamente correcto así que mejor que sean otros quienes lo digan) Pero lo que sí podemos decir con la boca muy grande es que somos DIFERENTES.

Y por eso en este club los jugadores no se enfundan la zamarra rojiblanca solo por dinero; y por eso en este club no solo se juega para ganar; y por eso lo que ha ocurrido esta tarde en la Catedral del fútbol no es solo fútbol. Es más. Es mucho más.

Se llama emoción; se llama sentimiento.

Se llama ATHLETIC.

CLUB.

DE BILBAO.

Para todo lo demás…Acabadla vosotros mismos!!! 😉

Contador Visitas

Galeria personal

Get the Flash Player to see the slideshow.

Categorias