Poesias

“CARTA ABIERTA A LA SERENDIPIA, AL KARMA, A LLÁMALO X”

“CARTA ABIERTA A QUIEN QUIERA CREER. A QUIEN ELIJA LO QUE NO PUEDE VER. A QUIEN MUEVA LOS HILOS AL OTRO LADO. CARTA ABIERTA TAMBIÉN PARA TI, ¡OH, SERENDIPIA!”

 

No es que yo crea en las ENERGÍAS. Es que EXISTEN. Aunque ninguno podamos verlas. Ni tocarlas. Ni demostrarlas. Ni explicarlas. Pero EXISTEN.  Y lo sabéis.  Todas y todos lo sabemos. Están ahí. Rodeándonos. Y ellas operan. Obran. Conspiran.  A veces te zarandean. Otras siquiera las ves…A veces ‘aparecen’ como un soplo viento fuerte que te grita: “¡Eh, tú! ¡Eh, tú, estoy aquí! ¿Es que no me ves?”… Otras como una brisa leve que te acaricia… Pero siempre están. Solo que a veces estamos tan ciegos, tan sordos y tan alejados de nosotros mismos (alienación, decía mi profe de ‘filo’) que siquiera las veríamos aunque fueran gigantes…Y entonces se pierden…

 

En estos últimos tiempos yo estoy volviendo a vivir esas energías con enorme intensidad. Cosas que difícilmente

¿Acaso la ciencia...?

¿Acaso la ciencia…?

podría explicaros. Pero reales. Que suceden. En coincidencias, señales, serendipias o llamadlo como queráis. Algunas vividas solo. Otras junto a otra persona. Pero poderosas. Muy poderosas.  De esas que te dejan congelado. Flipando. Mirando al vacío como si algo o alguien fuera a aparecer de la nada y a guiñarte un ojo cómplice. Y a decirte: “Sí… Sí. Por aquí vas bien. Por aquí vas bien. Sigue. Camina. Cree. Lucha. Avanza. Sin miedo. Yo solo te voy a indicar el camino.  Por si te desorientas en algún tramo… Pero tú tendrás que recorrerlo. Yo solo soplaré un poquito tu vela de vez en cuando… Para cuando dudes. Para cuando se te meta la niebla. Para cuando el cansancio de venza. Para cuando aparezcan las ampollas y te llueva. Para cuando ya ‘no lo veas’… Sigue. Camina. Es por ahí… Es por ahí… Por aquí. Por si te desorientas en algún tramo. Y dudas. O se mete la niebla. O te cansas. O el cansancio te vence y te puede. O ya ‘no lo ves’.Sigue. Sigue. Es por ahí…Es por ahí…”

 

Buffff. Piel de gallina… Porque todas esas señales, casualidades, serendipias… me indican últimamente con mucha pasión e insistencia un lugar en el que quedarme…Un proyecto por el que luchar…Aunque haya cuestiones difíciles que vencer dentro y fuera…Todo lo que me dicen, todo lo que escucho, todo lo que veo, siento y percibo de esas energías, tuvo AYER el nombre de un sueño…Un sueño que era recuperarme a mí mismo y a mi vocación desde

¿Casualidad o causalidad?

¿Casualidad o causalidad?

niño…Poder perdonarme y sanarme…Vencer mis fantasmas…Coger del suelo aquella toalla que tiré una vez y retomar la senda en el mismo punto por donde intenté el atajo…

 

Y sufrí…Sufrí como nunca… Pero mereció la pena… Aquella vez no fue en euros…Pero sí en plenitud. En felicidad. En realización… En sentimiento de deuda saldada. AYER las señales me indicaron que tomara aquella senda…La de mi sueño… Aun contra toda lógica. Aun contra todo lo que dictaría la razón…

Y HOY… Hoy está volviendo a ocurrir…Solo que HOY esas energías tienen un nombre… Un nombre de mujer. Nombre de un mundo que se une a otro mundo. Desde miles de kilómetros de distancia y desde un océano y un continente a otro… Porque así dispuso algo o alguien que ocurriera…

 

He vivido muchas cosas en mi vida. Recorrido muchos caminos. Aprendido muchas cosas. Buenas y malas. Bonitas y Screenshot_2016-08-18-11-05-05dolorosas. Y quizás… Quizás todas fueran para esto…Quizás fueran para llegar hasta aquí…Quizás, mi amor, todas fueran para llegar hasta ti…Quién sabe… Y para querer quedarme aquí…Y para saber cómo hacerlo… Junto a ti… Junto a ti, cariño… Ojalá que para toda una vida. Quién sabe… Y ojalá que también para crear otras vidas, tal y como soñamos los dos… Y para darles a ellos y ellas también la oportunidad de visitar este mundo. Y de vivir esta existencia. Y darles todo el amor del mundo. Como el que ha nacido entre nosotros dos… Para que huelan la rosa y resistan las espinas…

 

Quién sabe…Quién sabe si idealizo el amor, si idealizo la existencia, si nos idealizo a nosotros y todo esto tan bonito lo que está pasando…Quién sabe si existen de verdad las energías, y las serendipias o si solo es todo un delirio colectivo para darnos un sentido ante la nada… Puedo elegir lo que veo y lo que puedo tocar o elegir lo que siento y lo que se escapa al entendimiento…Puedo elegir la razón o elegir el amor… Puedo elegir escuchar al universo conspirando con sus Perseidas o puedo elegir silenciarlo…Yo ya he elegido, amor…Elijo las señales…Elijo las casualidades…Elijo las serendipas…Te elijo a ti… ¿Y tú? ¿Tú que eliges?

 

18-AGOSTO-2016

8lkeivcDqu0vGpG4tguVN9FIJjG

prueba

COLABORACIÓN EN RECITAL DE POESÍA NAVIDEÑO

Este martes 23 de Diciembre, colaboraré recitando unos versos, invitado por los compañeros de Radio Tular y por los poetas de Otxarkoaga. ¡Un placer!

Aportaré tres poemas. Con este cerraré mi turno. Versos muy de Bilbao y un poco canallas. Y que bien pudieran haber pasado…Cualquier mañana…De gau pasa…

 

“DE GAU PASA”

¡En este Bilbao de invierno que llama a la puerta,

Plaza Nueva- Casco Viejo Bilbao

no hay mayor loco after hour que el circo de la Plaza Nueva!

Algarabía loca de domingo por la mañana,
bullicio de cromos y de estampas…
Alboroto jubiloso de canarios de colores,
aroma y calor de castañas asadas…

Caldo con vino blanco y una gota de tabasco.
Cuadrilátero aturullado que huele a ganga…
Libros viejos, cachivaches, minerales, alhajas…
Acordeones y ochoteros de txikitos,
mimos en la esquina del Arriaga…

¡Y amanecerse bebido de tantas cosas que pasan!
Desayunarse la vida.
De gau pasa.
Observándome Unamuno en su atalaya.

Plaza Unamuno y escaleras Mallona

Con cara de malas pulgas.
Él tan honoris y yo tan sin causa.
Él tan de etiqueta y yo tan perroflauta…

Subiendo Mallona con la pena del niño
que, rendido a la evidencia, sabe que ha de volver a casa…

Dormir es del género bobo…
Mientras tocan a misa en Begoña, las campanas…
Mientras bullen las aceras…
Mientras la vida se pasa…

16 Diciembre 2012

CERO EN MATEMÁTICAS

Lleva esta cabecita inquieta mía (a cada cual le toca llevar una cruz a cuestas) , rumiando desde hace un tiempo sobre algo que acontece en mi vida. Y que seguramente habrá acontecido o acontecerá en las vuestras. Porque esto va por barrios y como dice un amigo mío, moteros solo hay de dos clases: los que se han caído y los que se van a caer.  Mi amiga Esther de Barcelona lo llama fuegos artificiales, otros lo llaman mariposas en el estómago…  Yo no sé muy bien lo que es… Pero sí sé lo que me hace sentir. Porque me zarandea a su antojo. A su entera voluntad. Como una fuerza mayor que a uno lo somete y subyuga quiera o no quiera…

   Así que en esas andaba. Masticando. Mediando en mi batalla interior (como

????????????

tantas otras veces) entre las emociones y las matemáticas. E intentando firmar un armisticio entre lo que me dice la razón y lo que me exige el corazón. Porque a veces uno, iluso de sí, va creyendo con el paso del tiempo que por más perro, más viejo, y hasta más diablo, sabe un poco de cuatro cosas. Y es justo entonces cuando llega de repente algo a tu vida que te vuelve a recordar que no. Que no todo está bajo control.  Algo que pone patas arriba todos los ‘dos más dos cuatro’ a los que intentamos asirnos para seguir caminando en la certidumbre . Como la ráfaga de viento de otoño caprichosa e imprevisible que vuela el montón de hojas secas perfectamente apiladas contra la acera. Desordenándolas todas y proyectándolas a su antojo en mil direcciones distintas. Locas. Como con las emociones.  Certezas al pairo. Matemáticas al garete.

Esas mismas que a veces sí, he de reconocerlo, a veces nos salvan. Pero que otras tantas nos aburren. Por perfectas e inapelables. Que nos sumen (a mí al menos) en el tedio por exactas e indiscutibles.

  Pero he ahí que llega ese algo y rompe todas las reglas de tres. Porque uno

Esperando…

nunca sabe (ni sabrá) qué mecanismos rigen en ciertos actos irracionales en los que se impone la pasión al raciocinio. Pero un día aparece alguien,  doblando una esquina, en unvagón del metro,  en un pupitre cercano de la biblioteca o en la cola de un supermercado…Y sin saber cómo ni por qué e incluso contra tu propia voluntad o rompiendo todas tus planificaciones del futuro…Llega…Y revuelve tu montón de hojas secas y perfectamente ordenadas y quietecitas (que para una vez…) y las esparce por los aires.  Llenándolas de vida. De puro y apasionante descontrol.  De ciento volando.

  Y quizás haya quien en este tipo de casos, tenga la capacidad de gestionar toda esa química y de tenerla bajo control. Gente de pájaro en mano a quien unos días envidio y otros compadezco. A partes iguales.  Que se cuidan muy mucho de mojarse bajo la tormenta que te coge por sorpresa. De la caída libre. Pero que por contra se pierden el aroma de la senda mojada cuando llega la lluvia…Y la adrenalina cuando saltas del avión pensando en que quizás… El paracaídas… Vaya usted a saber…Estas cosas fallan a veces…Tiras de la cuerdecita y …   Todos esos no se mojan; ni se estrellan…Pero… ¿acaso la existencia no es un juego de acierto-error?

  Porque yo entiendo la vida igual que ese libro con las páginas en blanco. Por escribir. Esperando las elecciones que las vayan dotando de contenido. Y donde cada cual vamos avanzando a trompicones como buenamente podemos y sabemos.  Metidos hasta las trancas en ciertas historias y de puntillas por otras. Pasando de largo por unas puertas, eligiendo la seguridad y la certeza o deteniéndonos ante otras para asumir el riesgo de lo que espere detrás con lo bueno y con lo agrio…  Poesía o matemática. Ustedes eligen…

Porque conmigo lo tenéis a huevo. Canto a la legua. Cada cual tiene su cruz y carga su mochila. Yo tengo perdidas de antemano ciertas guerras. Cero en matemáticas. Uno, ya me conocen, es de puras.  Purísimas. Letras…

NUEVA REEDICIÓN DE “DE PUÑO,LETRA Y ENTRAÑA” TRAS 5 AÑOS DESAPARECIDO

Después de casi 5 años, sin que estuviera disponible para el público con los derechos de autor en manos de una editorial, ya está de nuevo disponible la NUEVA REEDICIÓN de aquel mi primer poemario “De puño, letra y entraña” (Ed. Beta. Bilbao. 2007) con todos esos poemas guardados tantos años en un cajón y escritos desde los 14 hasta los 22 años. 

Se van a vender de dos formas:


1- ENVÍO POR CORREO POSTAL a toda España por 12€ (ahí ya está incluido el pago de los portes y el libro dedicado a nombre de quien indiquéis) Para esta opción remitidnos un mail con vuestra dirección postal a cesarfernandezrollan@gmail.com (al recibir el libro se os indicará en el sobre número de cuenta para efectuar el abono)


2- En la librería de Barakaldo “MILOS PALENZUELA”.  En plaza Bide Onera. Allí cuesta 10 €.

Porque los libros solo son tales, cuando alguien “la otro lado”, les concede aliento y vida, abriendo sus páginas.

GRACIAS!!

 

Contador Visitas

Galeria personal

Get the Flash Player to see the slideshow.

Categorias