Poesias

EL AMOR EN TIEMPOS DE PANDEMIAS

Ya no somos ningunos niños. Ahora ya sabemos que el amor NO es eso idílico y perfecto que nos vendieron. Y que no siempre acaba bien. Y sin embargo el Amor. El amor… sigue moviendo el mundo. Nuestro mundo….

Mil guiones de cine, canciones, novelas; mil confesiones entre amigos y compañeras de trabajo… Tinder, Meetic, Badoo, First Dates… Con pandemias que puedan matarnos  y confinios que nos aislen del mundo real…El amor y el desamor son el epicentro de TODAS y cada una de nuestras vidas. Y todas y todos lo buscamos de alguna manera u otra.

Porque a veces el amor llega un día de repente para volcarlo todo. Pero hay veces que ya no lo encuentras jamás. El amor no entiende de géneros, países, religiones, edades, dinero en el banco, no entiende de discapacidad… Decía la canción de Maroon 5 que «todos somos estrellas perdidas, tratando de iluminar nuestra oscuridad…»

Y todas en una misma búsqueda. Redes sociales, terrazas de bares, gimnasios, miradas en el metro de cualquier ciudad… A veces no seremos correspondidos, a veces ni siquiera esa persona nos convendrá… A veces un like o un whatsap nuestro no tendrán jamás respuesta; otras veces nos amarán personas a quien nosotros no podremos amar. Eso no lo eliges tú. Ni la razón. Hay una especie de click que sucede. Vibraciones que operan en otro lugar. Invisible e irracional.

Todos corazones huérfanos buscando un match. Buscando el milagro de dos almas que de repente…ZAS!!!

Así que yo les deseo toda la suerte del mundo, queridos. De todo corazón. En la búsqueda más bonita de la existencia. La búsqueda del amor. Y luego que se mantenga por muchos años!!! Y que jamás dejen de creer. Da igual la edad. De intentar enamorarse y dejarse enamorar. La vida comienza cada día que nosotros le permitimos volver a empezar… Buenos vientos, oh capitanas y capitanes!!!

ESTRENO NUEVO POEMARIO. UNA DÉCADA EN SUS PÁGINAS.

No hay dos sin tres. Y algún otro llegará. La poesía es un defecto de serie. «DE AMOR, VIDA Y REVOLUCION» (Editorial Caligrama) recoge en sus páginas diez años de vida interior y de crónica social. Diez años de muchos cambios y de mucha convulsión en España y el mundo. Dentro y fuera de este que escribe. Y ya está por fin en AMAZON, CASA DEL LIBRO, FNAC, etc.
¡¡GRACIAS MIL a quienes vinisteis al estreno en FNAC Bilbao!!  ¡Fue emocionante! Sin todas vosotras al otro lado no tendría sentido. Se comunica para compartir y para vivir. Y hoy me habéis dado cariño y vida. Vosotras y vosotros!! MIL MIL MIL GRACIAS!!  Muchos abrazos, mucho amor y mucha poesía. MILA ESKER. Cuelgo fotos y vídeo aquí.

SINOPSIS

La poesía es un arma poderosa. De amor y revolución. No hay planeta B. No hay humanidad B.

Han pasado diez años. Intensos. Y sobre ellos he escrito. Sobre la plenitud de existir. Sobre el amor más bonito y arrollador. Porque tuve la suerte de volver a encontrarlo.

«…Y vas tú y llegas y me enseñas…
a hacer con arte un huevo frito.
A atarme bien loscordones.
A quitarme la arena de los tobillos.
A amar sin guardarse nada.
A que aquí no hay vencedores ni vencidos.»

También sobre el desamor cuando duele profundo. Sobre la soledad. España cayó en una crisis sin precedentes. Y yo caí con ella. He escrito sobre perder la autoestima. Y hasta la fe. Sobre ese poderoso agujero negro. Sobre derribar casi todo para construirlo de nuevo.

El mundo se sostiene sobre cimientos materialistas y despiadados. Patriarcales. Lejos de toda justicia y humanidad. Generando graves desequilibrios. Esto no funciona. Todas lo sabemos. No hay planeta B. Ni humanidad B. Y será feminista o no será.

«…Hombre nací mas reniego del macho.
Ser humano antes que nada.
Si te matan a ti yo también sangro…
HERMANA..

Pero existe la esperanza. La viví junto a otros muchos. En las plazas. En un mundo así alzarse es casi un deber. Y también sobre ello escribí. Mayos de luz y de insurrección.

«…y que Dios me dé valor para honrar los que se fueron…
y preñar las bayonetas de claveles nuevos.
Hoy alzo yo, como David, mi honda al viento.
Vaya esta piedra y mis versos por ellos..

Han pasado diez años. Con momentos duros. A ellos les doy las gracias. Haber sufrido es haber aprendido. Desaprendido. Crecido. Y jamás lo olviden: «Si existen las sombras… es porque hay una luz».

Un abrazo enorme.

“CUANDO YO TAMBIÉN ME VAYA DE AQUÍ.  AMOR DEL BUENO. SÓLO QUIERO”

¡¡Dios mío de mi vida!! ¡¡De verdad!! ¡¡Me va a costar explicar esto!! ¡Pero qué cosa más preciosa acabo de ver y vivir! Desde hace unos meses trabajo en un hospital público. Donde tenemos un perfil mayoritario de personas en cuidados paliativos o pacientes crónicos de edad avanzada. Las letras no dan, de momento, para vivir. Y este trabajo humano y «de piel» ya me encantaba cuando lo hacía como voluntario. Así que no ha sido difícil adaptarse a ser funcionario-servidor público. Pues bien. O contaré un regalo que me hizo esta, mi nueva profesión, hace unos días.

Una paciente. 95 años. Anciana. Débil. Pero luchando. Con arrugas de juventud acumulada, como dice mi compa Jokin González, pero con su cabeza perfecta. Cognitivamente cansada pero plena. A su lado, en la vera de su cama, una acompañante. Que resulta ser su hermana. Su hermana «pequeña». Porque tiene 93 años. También bastante desgastada por los años y algo encorvada por la edad pero con esos ojillos de ternura y casi de chiquilla, diría yo. La hermana pequeña cuidando a su hermana mayor enferma. Precioso. Al menos para mí.

Y de repente llega un «ambulanciero». Se llevan a la hermana mayor a otro hospital a hacerle una prueba. Y la hermana «pequeña», en su apenas imperceptible volumen al hablar y con ese timbre especial, como quebrado, y esa quietud que dan a las cuerdas vocales tantos largos años de existir y de vivir, le dice a la mayor que quiere ir con ella en la ambulancia. Y acompañarla. Para no dejarla sola.

«Yo voy contigo. Si quieres. Yo te acompaño…», le dice acercándose mucho a su oído.

Todo mirándose ambas a esos ojillos suyos, con un amor y una complicidad de hermanas que pasma. Que enmudece a todos los uniformes que estamos en esa habitación. Da igual de qué categoría. Y que nos atrapa y conmueve como si una energía poderosa e infinita estuviera arrastrándonos hacia el epicentro de esa sencilla pero trascendente conversación. Y la mayor le dice a la «pequeña» que no.

«Tú quédate aquí mejor y descansa, hermana…».

Amor con mayúsculas

Y se lo dice con pena. Y con sumo cariño. Con sumo amor. Porque seguro que le encantaría tenerla a su lado cogiéndole la mano en ese traslado. Pegada. Haciéndole compañía. Cuidándola en cada segundo que le quede de vida. Pero no. Le dice que no. Porque la quiere. Y porque piensa en ella. Y porque su hermana pequeña tiene 93 años y también está débil y delicada. Y se la ve agotada de estar ahí, pegada a su cama sin moverse… La una pensando en el bien de la otra. Por encima del suyo propio…Bufff… Todos estamos con ganas de llorar. De hecho, alguno lo hacemos, a escondidas. Sin poder evitarlo. De lo que estamos presenciando.  Porque la habitación se ha llenado de una energía conmovedora que no sabemos explicar… Que nos ha tocado a todas y todos…

Y la hermana pequeña se queda llorando. Presa de mil miedos. Y con una pena inconsolable. Pero sabe que su hermana mayor tiene razón. Que lo mejor es quedarse esperando. Que volverá pronto. Y es que yo no sé lo que es el amor. Pero en ese momento ahí estaba. En los ojos de las dos. Del más puro y real. Infinito. Incondicional. Poderoso. Bello e inevitablemente emocionante…

 

Y al final la hermana mayor se va en la camilla. En su ambulancia. Y se despiden con la pena de quien teme que se vaya a separar para siempre. Y pienso para mi adentros dos cosas. Ojalá nunca se tuviera que quedar la una sin la otra. Ojalá no se pierdan nunca. Y pienso otra cosa. Que ojalá tenga la inmensa suerte yo algún día de que alguien me cuide así cuando mis días estén acabando. Y que yo también mire a esa persona y la ame con esa intensidad indestructible de ida y de vuelta. Y me cuiden y yo sepa cuidar como ellas se cuidaban ellas entre sí. Con ese amor y esa ternura. No se me ocurre morirme con un regalo ni un tesoro mayor de esta etapa por la Tierra, que algo tan maravilloso y gigante…

 

Gracias a las dos. GRACIAS en mayúsculas. Nos habéis dado un ejemplo que no olvidaremos jamás. Ninguna de las personas que hemos tenido la suerte de vivir ese momento, en esa habitación. Un lunes. 2 de septiembre de 2019. Acabándose el verano…

¡¡QUE TE COMO A VERSOS!!

“Hasta los lunes y con legañas”

Ganas de comerte…

Hasta cuando apenas luces el sol

y llueve en tu pañuelo y en mi Bilbo.

Hasta cuando se acabe el calor placentero

y asedie inclemente el frío.

Quiero yo tu camino con el mío.

Sin aire entre los zapatos.

Bien juntitos.

De entre todas las opciones de esta vida:

tú me elijes.

Yo te elijo.

 

Cuando el espacio y el tiempo hicieron síncronos

tu vacío y mi vacío…

Y cruzaron tu camino…

Y mi camino…

Tu mejor versión,

con la menos mala del mío.

Tú eres mi «tú», eres mi «me», mi «conmigo».

¡Rabio de ti, te, contigo!

¡Rabio de ti!

¡Qué ganas locas de tejernos!

¡Que te co!

¡Que te co!

¡Que te como a versos…!

 

 

LAS DROGAS, MIS SUEÑOS Y YO.

Mi madre, la persona a la que más admiro y valoro del mundo, por mujer y por madre,  no estaba muy de acuerdo en que hablara de esto de forma pública. Pero yo le dije que nadie debería vivir con miedo al juicio de nadie. De hecho, no existe juicio más tirano y ni del que seamos más esclavos que del que se realiza uno mismo. Yo lo hice. Yo ya me juzgué, me condené y me castigué muchas veces por esto que voy a contar. Pero hoy lo hago sin miedo. No hice daño a nadie. Salvo a mí mismo. Hoy me apetece contárselo al mundo. Y así lo elijo. Será la última vez que lo haga. Que hable de ello. Y después lo dejaré marchar. Para siempre.

 

Por eso hoy, por elección propia y por convicción quiero hablar de un tema tabú​ del que apenas hablamos públicamente​. ​Aunque esté a la orden del día y sea desgraciadamente más cotidiano, extendido y «anormalmente normalizado» de lo que debería. Estos días estoy muy revuelto. Para bien. Están pasando cosas preciosas y milagrosas en mi vida, relacionadas con el periodismo y con escribir. Pero cosas que debieran haber ocurrido hace 20 años. Y que no se dieron porque yo, mi peor enemigo, lo impedí. Pero hoy en día con 4o años ya estaba listo para hablar de ello. Siento además que es lo que tengo que hacer. Ante todos. Como si fuera un poema más en uno de uno mis libros. Eso es parte del proceso de liberación. Parte de quemar definitivamente este capítulo y despedirme de él. Taponar esta herida que tantas veces me sangró y me mermó. Invisible a ojos de todos pero real dentro de mí.

 

……………………………….

A veces los daños emocionales o psicológicos pueden ser tan profundos, (sobre todo los que acontecen en edades tan tempranas) que cuesta muchos años enfrentarlos y hablar de ellos.  Este se convirtió en MI DEMONIO. Y contarlo y compartirlo me sirve para seguir haciéndole pequeño.  Y quizás mi experiencia y mis errores puedan ayudar además a otros chavales y familias a escoger caminos distintos. ​Solo hay tres personas en la tierra que saben de esto de lo que voy a hablar con la crudeza con la que me voy a atrever a contarlo. Son mi psicóloga, mi madre y Elizabeth. ​Y todas los han sabido hace apenas escasos años. Después de haberlo trabajado yo. Hoy me apetece contárselo al mundo. Y así lo elijo. Será la última vez que lo haga. Que hable de ello. Y después lo dejaré marchar. Para siempre. Al final le debo las gracias. Mi DEMONIO me salvó. Me enseñó a luchar sólo. Y a sobrevivir.

 

De toda esta vivencia, además,​ es ​más duro habla​r​ porque causó dolor a mucha gente querida. A mi familia sobre todo. Me perdí muchas cosas. Algunas que ya no podré recuperar jamás. Como a mis difuntos abuelos de San Vicente, José y Josefa. Y a algunas que después me he esforzado en recuperar como a mi tío. (uno de los mayores regalos que tengo hoy en día) Causó sufrimiento y desconcierto a mucha gente. Además de a mí mismo.  LAS DROGA​S Y YO​.​

Hace poco conocí a un crack de Navarra, peregrino del Camino de Santiago  y que sin saberlo me dio una ​gran ​lección. Él fue valiente. Y cuando su vida se desmoronó, también muy joven, él sí supo pedir socorro y​ dejarse ayudar. Yo fui un cobarde. O un débil. O estaba demasiado asustado y desconcertado como para hacerlo. Y no supe o no pude pedir ayuda. Mal. Casi me lleva a la tumba. Literal. Tenía 18 años.  Y mi vida estaba en un punto de no retorno.

Existencialismo.

Lo que yo viví empezó con 14 años. Y fue un proceso que tuvo su triste culminación a los dieciocho. Fue la única vez en mi vida que quise que todo acabara. Que perdí las ganas de vivir. Padecí el resultado​ de cuatro años de ​puro y temerario ​descontrol. ​Al principio todo eran risas y diversión. Máximo. ​Subidones​ de vida. Pero artificiales. Felicidad química de postal. Plenitud de mentira.​ ​Lo peor es que a mí nunca me hizo falta. ​Con 14 años, cuando todo empezó, ​yo ya era química pura, energía y vitalidad ​sin necesidad de ayudarme con añadidos​. Hiperactivo dirían hoy. Sin duda. Lo soy. Desde siempre. Y mi caso no era el de ninguna familia desestructurada ni el de un chaval conflictivo ni nada de nada. Al revés. Jugaba ​en el equipo de ​fútbol, sacaba buenas notas, tenía éxito social y escribía y escribía y escribía. Ganaba algún concurso literario, tenía amigos de toda la vida, éxito con los amores, entusiasmo vital… Y además lo tenía muy claro. Tenía una ​clara ​meta y motivación en la vida: ser periodista. Y tenía optimismo.​ Desbordante. ¡Si yo ya era un redomado idealista cuando no sabía ni lo que era el idealismo! jajaja. Y ​tenía ​sueños​. ​14 preciosos años. ¡¡Cómo no tener sueños!!  ​​​ Siempre fui un ​chaval​ sensible​ al que no le gustaba serlo; ​un chaval que escribía poesías de amor ​pero siempre más cómodo tras ​su rol​ ​de​ ​trasto inquieto en clase y su apariencia ​de ​‘echao palante​’​. (Manuel Carrasco escribe en una de sus canciones «mis miedos me encontraron, mucho antes de encontrarme yo primero…») Así que supongo (no lo sé) que estar​ tan seguro de mis capacidades ​hizo que me creciera. Y por ahí, y por ser tan vehemente y entusiasta (intenso diríamos hoy), empezaron mi querer probarlo todo y mi ansiar vivirlo todo​. ​Como si fuera a morirme mañana. Como si no existiera un mañana. Existencialismo elevado a la enésima potencia. Y me pasé de frenada. ​

​E​n pocos años fui perdiendo, sin darme cuenta, toda mi energía vital. La ilusión. La motivación. Las ganas. Las ganas de todo. ​Dejé de creer en todo lo que creía. En el futuro. En mis posibilidades. Dejé de creer en mí. ​Convirtiéndome en alguien lejano a ​César Fernández​. ​No fue de un día para otro. Las drogas fueron acentuando ese hastío vital con el tiempo. Lentamente. Como parte de un proceso. Los psiquiatras, los psicólogos y la gente que hemos vivido, reflexionado y disertado sobre este tipo de cuestiones, solemos estar de acuerdo en que las drogas tan sólo acentúan algo que tú ya tienes dentro. Que ya está ahí. En unos potenciará sus virtudes (aunque sea de forma puntual, artificial y un pan para hoy y hambre para mañana) y en otros las desgastará. En mi caso estaba claro lo que estaba ocurriendo. ​Merma. De un potencial precioso. De una mente creativa, pasional y sana.

Aquello comenzó a los 14 años. Cuando salí del colegio y llegué al instituto. Al mundo de los mayores. En el que yo siempre me había movido con comodidad. Y duró hasta los 18 años. Hasta que me di cuenta de que yo, ya no era yo. Progresivamente la droga me había ido cambiando y mermando. Mi hiperactividad; mi afán por vivirlo todo y experimentarlo todo; y mi ansia por vivir como si me fuera a morir al día siguiente me fueron acercando poco a poco a nuevos ambientes, nueva gente. Y a las DROGAS. Nadie me influyó. Fui yo sólo. No solo las consumía sino que las defendía como un derecho y una libertad de elección. Al principio con el hachís sin esconderme ante mis padres. Al revés. Yo lo contaba en casa y escribía cartas al director de El Correo defendiendo la legalización.  Para mí era un ejercicio de libre albedrío desde la responsabilidad y apelando a mi madurez y a mi inteligencia. «Yo sabía lo que hacía. Y era mi derecho». ​¡Dios mío! Mis pobres padres… No me llegará toda una vida para compensarles el sufrimiento de aquellos años. Tiene que ser durísimo asistir impotentes a ​ver ​cómo un hijo​ se autoinmola y​ tira por la borda ​todas ​sus posibilidades. Su futuro. ​Ver que el niño​ a quien has criado en unos valores y a quien le has puesto a su disposición, con esfuerzo y sacrificio, todas las oportunidades del mundo, desperdicia todo eso.  Y ver cómo se transforma en un desconocido. En una persona que no es él. En otra persona. Tiene que ser muy duro. Asistir  a algo así.​​ Aunque ​mi madre ​ya no se acuerde o no se quiera acordar. Y aunque me diga que no​ fue para tanto. Yo lo sé. Y a mí no se le olvida.

​Porque yo además lo reivindicaba. ​ Mi derecho, mi derecho, mi derecho. Yo, yo, y yo. Y sino os gusta me echáis de casa. Chantaje. Puro chantaje emocional. Así de cabrón y de ciego pueden hacerte ese cóctel de soberbia, frustración y drogas. ​Hasta que llegó​. Llegó​ el batacazo final.​ El que a la postre me mató pero que me estaba a la vez salvando la vida. Salvándome de haber acabado (quién lo sabe) como un alma en pena marginal de esas que vemos por las calles, o en un psiquiátrico, o en un tanatorio…

El punto extremo fue llegando con el tiempo. El conflicto interior entre mis hábitos y mi conciencia se acentuaba. Y también con él la frustración, el sufrimiento, la ira…Un círculo vicioso del que ya no sabía cómo salir. Viéndolo con el tiempo y desde fuera puedo decir, con la mayor de las vergüenzas y el horror del mundo, que llegué ​en ocasiones a parecerme a ​uno de esos chavales que hoy veo en el programa “Hermano Mayor”. ​Un tirano indomable y soberbio. ​Con mis padres. Muy muy jóvenes entonces (rondarían los 37 años, ellos). Cruel. Descontrolado. No había forma de hacerme entrar en razón. La soberbia, que no deja de ser exceso de orgullo y falta de humildad, me cegaba. Y lo pagué.  En mi caso no me habría hecho falta ningún otro estímulo. Pero siempre quise jugar al límite. Y vivir como si fuera a morirme mañana.

​Y llegó. Llegó como un tsunami arrasa con todo. ​ ​Un hecho que supuso la​ destrucción ​total ​de mi mundo. A los 1​8​ años. Después de haber vivido todo y probado todo menos la heroína, el «listo» de la clase y del barrio, ​y ​que ya estaba ​mental, anímica y emocionalmente ​a la altura del betún y en pura decadencia, se quedó a ​UNA​ DÉCIMA, una puta y miserable décima de la nota de corte para entrar a periodismo. A​ lo que probablemente habría podido reengancharme  ​a ​mi verdadero yo​. Y recuperar al verdadero César. ​Un 6,66 saqué yo. Un 6,77 era la nota de corte. ​Dos veces. Dos selectividades. Misma nota. Como si el destino quisiera ​darme la mayor ​y más cruel lección de mi vida. Merecida. Ganada a pulso. Mi único y mayor enemigo había sido yo. Y lo peor es que yo lo sabía. Sólo tenía 19 años. El ​h​ostión fue tan brutal ​como caerse de un rascacielos. ​Y toda la ira y todo el odio y todo el miedo y toda la tristeza y toda la decepción y todo el dolor los proyecté contra el único culpable. YO. ​Y se me quitaron las ganas de vivir. Habría descansado si me hubiera muerto aquel año ​en que cumplí​ 19 años. Fue un infierno. Un infierno interior. Lleno de demonios. Y de sufrimiento. Y de culpa. En silencio. Callando​ todo​. Superado​​. ¡​​Cómo explicar todo aquello y a quién! Por dónde empezar​..​. Y no lo hice.​ Y me​ rayé. Con la culpa. La culpa. La culpa. ¡Cómo salir de ahí! Cómo romper con mis círculos de entonces sin sentirme mal por hacerlo. Sin sentir que «dejaba en la estacada» a personas a las que yo apreciaba y me sentía unido. Con las que había compartido mi adolescencia en las buenas y en las malas. Cómo volver atrás… Cómo arreglar aquello. El daño a mis padres. El daño a mí mismo. Mi sueño echado por la borda. Y un único culpable. Sufrimiento. Máximo. Sentí que ya nada merecía la pena. Mi cabeza entró en un bucle peligroso y en muchos momentos sentí que me estaba volviendo loco. Pero no como el loco que ya nací y que siempre seré. Bendita locura esa. Hablo de enfermedad. De enfermedad mental. ​Miedo. Terror. Mudo. Y en soledad. ​

 

Y por eso​ aquel DEMONIO​, mi demonio, se​ fijó tan a fuego. En lo más profundo de mi alma y de mi mente. En mi memoria emocional. Como cuando un niño estudia un idioma de muy pequeño. Éste se le fija de forma férrea. Y no se le olvida jamás. A mí me pasó lo mismo. M​i demonio. Nunca exteriorizado. Y volviendo de vez en cuando desde entonces. En cualquier palo de la vida, en cualquier ruptura de pareja, al quedarte en paro, al fallecer un familiar​… Siempre ahí. Reventándome a inseguridades y a miedos. Y tambaleando mi mundo interior. Sin poder controlarlo. Porque ese DEMONIO era más grande que yo. Porque aún era aquel el niño de 18 años el que luchaba contra él. Débil y perdido. Y no el César de cuarenta.

 

Las DROGAS Y YO nos rob​amos mi sueño de la niñez. Desde que hacía mini periódicos con 9 años y los llevaba al

Dictada sentencia

colegio para que los otros niños y niñas pudieran leerlos en la hora de lectura. Y les entrevistaba; y encuestaba gente por la calle…jajaja. ¡Madre mía! Si yo ya en aquel entonces era un loco de escribir, y de contar y de contar y de contar. Y me cargué todo aquello. Y lo que todo el mundo a mi alrededor, profesores y familia, veían y sabían que era mi destino. No escuché a nadie. Ni a mí mismo tampoco. Me cargué aquel sueño de ser periodista. Y probablemente el poder vivir de ello hoy en día. Por eso sigue siendo tan importante para mí.  Es cierto que no sería quien soy sin haber vivido aquella disrupción y haber vivido aquellas cosas, pero yo siempre digo que pagaría por volver a aquellos 14 años. Y elegir caminos distintos. Después de mucho trabajo y malos ratos recordando todo aquello con mi psicóloga y amiga; de sacarme la carrera universitaria; de publicar libros y de ejercer, he logrado, por fin, perdonarme. Dejar de castigarme por aquello. He logrado mi paz interior. Salir absuelto y libre por fin de mi propio juicio. Pero sobre todo he entendido que fue también aquel fracaso lo que me salvó. Mi demonio me salvó la vida.

 

La psic​ó​loga me preguntaba​ muchas veces que c​ómo​ logré salir de a​quel infierno interior​ sin ​contárselo a nadie, y sin ​ayuda familiar o pro​fesional​. Y yo le dije que ​sí que lo contaba. Que se lo contaba a las páginas en blanco de mi diario y a mis poemas. ​Quizás deseando que alguien los encontrara. Y que escuchara todos aquellos gritos de auxilio que yo no me atrevía a sacar de mi garganta. Las letras. Me sostuvieron.

 

​Ya han pasado más de 20 años desde aquello. Yo no juzgo ni juzgaré a nadie ni nada jamás. Yo lo hice y fue mi voluntad. Exclusiva. Y cada cual decide sobre su vida. Lo respeto. Pero este es un tema que a veces se banaliza o se normaliza. Demasiado. La vida es un bellísimo regalo que puede ser muy perra ya por sí misma. Estamos todas expuestas al fracaso, a la frustración, al desamor, a la enfermedad tuya o de los tuyos, al paro, a la muerte, al dolor… Pero no le eches más gasolina a un fuego. Ese es mi consejo. Y las drogas son precisamente gasolina de 98 octanos. Todas. Las químicas más todavía. Pan para hoy y hambre para mañana. Y precariedad. Precariedad mental. Aunque te ayude y te divierta o te alivie el peso de vivir en un momento puntual. Cuidado. Cuidado con eso.

Un abrazo enorme enorme y carpe diem, Oh Capitanas y Capitanes!!! Cuídense muchísimo. Hay que vivir 100 años. Se les quiere. 😉

 

PD- Todavía hoy tengo algún amigo que 22 años después aún es un adicto. Diamantes que no supieron cómo salir de ahí.  ​Aunque yo confío en ellos. Nunca es tarde. Todos los demonios se pueden vencer. Y estamos aquí. Nunca nos fuimos. Y nunca nos iremos. Yo no. Y lo sabes. Sólo tienes que querer. Tú eres un alma gemela. Desde muy pequeños. Tu otra versión. La que nos da mil vueltas a todos. Esta no. La de estos años no. La otra. La que llevas dentro. Yo la espero. Yo te espero. Amigo. ​​

Categorias