Fotografias

Llega el 2015. Todo en juego. Que la gente decida. Poder ciudadano. (Capítulo 7)

(viene de Cap. 6) El año 2014 se nos va… Pero quedará para la posteridad. Porque ahora ya sabemos que significó el principio de algo cuya dimensión solo el devenir será capaz de poner en su justo lugar. Muchos cambios en poco tiempo. Un acelerón radical a la Historia. Como si un montón de años se hubieran condensado en uno solo…

Y como si de aquel sueño, de aquello que los pesimistas y los incrédulos llamaron utopías y del “no nos representan” de las plazas, se hubiera pasado al “sí,

se puede”. Pero no como mero ‘slogan’ facilón de manifestación callejera. Sino al de verdad. Al palpable en la calle. En el país. Al realizable. Al de los cambios. Al de las rupturas de lo que otrora pareciera inamovible. Al de la caída por fin de todos esos muros que parecían insalvables. Se acabaron las partidas con las cartas marcadas. De toda aquella impotencia y aquella frustración vivida por muchos y muchas durante largos años, hemos pasado a un escenario totalmente abierto. De posibilidades. La ciudadanía volviendo a preocuparse de ‘lo político’ y por ‘lo político’. Cada vez más despierta. Cada vez menos transigente. Cada vez más exigente.

Todos los debates, las portadas, las noticias, giran ahora en torno a los temas sociales, los temas de interés general, las luchas colectivas y la denuncia de la cloaca subyacente en muchos ámbitos de nuestra imperfectísima democracia. Todo esto que ayer era ayer era impensable, es hoy una realidad contundente. Y lo lidera unas siglas llamadas PODEMOS como bien podrían haber sido otras. Nunca dejaré de defender, como muchos otros y otras que vivimos NUEVOS TIEMPOS. Y en que más allá de siglas y de nombres propios importan las IDEAS. Los conceptos. Nuestro futuro pasa porque la mayor parte del peso de la política y de las decisiones recaigan sobre el pueblo independientemente de cómo se llame quien ocupe los escaños. PODER CIUDADANO. DEMOCRACIAS PARTICIPATIVAS. Es lo que habremos de exigir de hoy y para los restos a quien gestione los países. No queremos REPRESENTENTANTES. Queremos portavoces. De la voluntad popular. Que el pueblo vaya definiendo su futuro a base de involucrarse. Que la gente asuma responsabilidades. Que reflexione, que opine, que madure a costa de acertar y de equivocarse. Porque todo eso es EMPODERARSE.

¿IZQUIERDAS O DERECHAS? ROMPAMOS SU DIALÉCTICA PERVERSA.

Eso significará seguir rompiendo la famosa dialéctica de IZQUIERDAS Y DERECHAS que tantos réditos ha traído a los de siempre. Y tanto constriñen la

Poder ciudadano

pluralidad y riqueza de matices de las gentes de este país. Porque este país, como en PODEMOS, somos muchos y muy diferentes, sí, pero las mayorías sociales, tienen unos objetivos comunes que siguen siendo los mismos: renovar la Constitución, ponerla servicio a las personas de forma urgente, acabar con la corrupción, lograr un sistema basado en criterios de justicia social y en definitiva una democracia participativa más justa y que nunca más vuelva a servir a intereses de los poderes económicos en lugar de a las personas. Y todo eso solo encaja en una dialéctica que trasciende de izquierdas y derechas: la del sentido común. La que supone una intersección entre diferentes. El concepto más transversal y más simple de todos: el interés de las mayorías; el interés general.

Y PODEMOS no será la solución de todos los problemas, no se equivoquen. El mundo a nivel global está gobernado por una minoría selecta de grupos poderosos que manejan toda la economía mundial, los medios productivos y de comunicación pero es evidente que este sí parece el principio de un largo camino en el que la ciudadanía tendrá mucho que decir. Y PODEMOS es, ya de momento, una china dentro del zapato del ‘statu quo’ reinante. Y un aliento en la nuca del poder corrupto y de los sistemas que traicionen a sus pueblos y que gobiernen para la economía en lugar de para las personas. Porque ténganlo claro: ustedes, todos y todas, son PODEMOS. Independientemente de a quién le pongan ustedes la ‘X’ en la papeleta cuando depositen su voto en la urna. Da igual. PODEMOS es solo un grito de indignación y un ‘alzarse en pie’ contra una forma de entender el mundo. Contra una forma de hacer. Contra lo injusto. Contra lo irracional. Contra lo ‘inhumano’. Contra el drama sangrante e infame de observar un sistema global que perpetúa la opulencia de unos pocos, frente a la miseria y el sufrimiento de todos los otros. Da igual el continente. Hablamos de las mayorías mundiales.

PODEMOS ERRARÁ. COMO TODOS Y TODAS USTEDES.

PODEMOS no viene a salvarles, no se equivoquen. Porque PODEMOS es sólo la proyección de todos ustedes. Posee las mismas mil virtudes y mil defectos

Bendita rebeldía popular allá donde la haya

que ustedes. Cometerá los mismos mil errores y los mismos mil aciertos. Pero, tampoco lo olviden: PODEMOS enarbola también la misma bandera y el mismo objetivo claro y contundente latente en todas las gentes de bien y materializado en todas las calles y plazas de aquel 15M: UN MUNDO MEJOR.

Para finalizar este repaso a este último año, diré que nunca me he considerado un tipo especialmente sectario. Soy muy poco anti nada. Las siglas, las banderas y los colores nunca me han puesto especialmente cachondo ni me han enconado aquí o allá. Pero las ideas y los conceptos, sí. Y participo plenamente de los principios, de los anhelos y de las búsquedas de lo que yo entiendo que es esta herramienta articuladora de tantas luchas llamada PODEMOS. A partir de ahora la bola vuelve a estar en tejado popular. En manos de Ustedes. Y de todos y todas. Y de mí, como parte de ese ustedes. Hablemos pues, el pueblo soberano. Ahora más despierto, más sabedor, más implicado y más empoderado. (o eso quiero pensar) Las urnas esperan. Y el 2015, será lo que la participación ciudadana quiera que sea. Alea jacta est.

CRÓNICA DEL DOMINGO EN PLAZA DEL SOL – En directo desde el mismísimo centro de la primavera

#Podrán arrancar todas las flores…Y nunca matarán la primavera…
Porque si algo fue aquel 15 de Mayo de 2011 fue primavera. Como hoy. Dos años después. En una macromanifestación que ha discurrido desde todos los puntos de Madrid hasta encontrarse en Plaza del Sol. Donde todo comenzó. En el mismísimo centro de la primavera.

Hoy ya no hay tiendas de campaña pero sigue habiendo miles de personas que continuan luchando y exigiendo justicia.  #piensoluegoestorbo, #megustasdemocraciaporqueestáscomoausente,  #apagalateleyenciendetucerebro , #sinpannohaypaz ,  #menospolicíaymáseducación…  Cada cual con sus proclamas. Pero todos unidos y

Plaza del Sol

solidarios unos con otros. Caminando juntos. En una misma lucha. Codo con codo. Algo que ya hemos ganado en este tiempo. La unión. Primer paso para la alcanzar la victoria. Porque si algo ha demostrado este movimiento indignado del 15M es que no fue flor de un día. Una rabieta de unos pocos. Hoy ha vuelto a quedar patente. Cada día que pasa son uno más. Somos uno más. Exigiendo, ¡qué sintentido!, unas migajas de democracia. Algo tan utópico y aberrante como eso. Democracia. Una de verdad. De personas que gobiernen para las personas. Y que las tengan como centro y referencia. Que las cuiden y se preocupen por ellas. Todo muy de sentido de común y muy lógico. Pero todo muy alejado de la realidad. De este modelo español (y mundial) que ha perdido el norte. Que se ha vuelto completamente loco y que , cegado e infame de poder y de avaricia, ha perdido el juicio. Pero no es que no se pueda, no. Es que directamente nos les interesa. Porque en una democracia de verdad los ciudadanos ganarían poder en detrimento del suyo. Y ya no podrían gestionar el cortijo a sus anchas.  Exigimos democracia y no vamos a admitir medias tintas. Hoy no. Ya no.

Pero el tiempo de indignarse ya pasó. Y ya queda lejos aquel despertar inicial desbocado y algo desnortado, como el toro que sale de toriles sin saber muy bien hacia dónde correr. Aquellas flores e ideales de la primavera de ayer han germinado hoy en muchos y sólidos frutos en forma de soluciones. De

Democracia participativa?

propuestas concretas; de nuevos modelos; de futuro… Somos la generación mejor formada de toda la historia. Nosotros no vivimos envenenados por ese transtorno bipolar de izquierdas y derechas en el que llevamos siglos de dialéctica. Nosotros no conocimos la Guerra Civil ni la Dictadura. Tenemos y queremos memoria sí; pero no queremos vivir en el pasado. Necesitamos el futuro. No podemos avanzar con una mochila cargada de lastres. Viciados. Nosotros pensamos en el futuro. Queremos un mundo mejor, con justicia social y bienestar. Con igualdad y libertad. Y supimos escuchar aquellas voces de nuestros mayores;  gente como Jose Luis Sampedro o Stephan Hessel, que nos instaban a dejar de indignarnos y empezar a aportar soluciones. A mojarnos. A actuar.  Y hemos pasado de soñar con ese mundo mejor a diseñarlo y a proponer las vías concretas para lograrlo. Y muchas están ya encima de la mesa.

Por eso su tiempo se ha acabado ya. Porque les hemos dejado hacer muchos años, pero hoy ya no. Ya no. Ni un minuto más. Y ya estamos trabajando para ello. Con convicción. Lo vamos a conseguir. Aunque nos vaya la piel en el intento. Toda la gente que está sufriendo se lo merece. La sociedad entera se lo merece. El sentido común se lo merece.

Esta tarde de domingo aquí en Sol solitario cámara en mano entre las

Dinero por encima de personas

pancartas y el gentío, me he vuelto a emocionar una vez más . Y a sentir toda mi piel de gallina. Observando a mi alrededor con las lágrimas en los ojos. De pura alegría.

Solo quien haya estado aquí sintiendo toda esta energía lo sabe. Sabe de lo que hablo. La de la gente con la gente. La de personas ayudándose unas a otras. La sentirse dentro de un sueño y un objetivo común a todos y todas. Que nos trasciende a todos. Una creencia compartida. La de que el cambio es posible. Y la de que un mundo mejor es posible. Y esa energía y esa fuerza no la vemos. Pero la sentimos. Increiblemente potente. Por todas partes. Envolviéndonos. Algo invisible. Algo que no podemos tocar pero que está aquí. Flotando en el aire. Acompañándonos en esta tarde soleada. Entrelazándonos. En las miradas limpias de cada unos de nosotros y nosotras. Brillantes de ilusión y de convicciones. De ideales. De esperanza.  Fruto de este movimiento libre, espontáneo, impregnado de verdad y de colores, de colectividad frente a individualismo; de gargantas llenas de sueños y de poesía.  Frente a ellos.

La primavera ha vuelto a Sol y a todos los rincones de España una vez más. Dos años después. Viva y radiante. Irredenta e insurrecta. Fulgente. Irrenunciable. Aquí. Frente ellos. Frente a los que no quieren. ¡Puesta en pie!

Me vuelvo a mi hotel caminando plácidamente hacia Callao y después por Gran

Ya no hay marcha atrás…

Vía…Contento. Soñando por las aceras. Disfrutando de esta preciosa noche que se ha quedado en Madrid…  Pensando en que hoy de nuevo hemos hecho lo que teniamos que hacer. Lo que tocaba. Lo que debemos. Con una sensación extraña. Con el presentimiento de que algo importante se acerca…Cada vez más deprisa… Cada vez más real… Y casi pudiendo sentir su calor…Y su fuerza… Quedan dos años para las próximas elecciones…Pero allí…En el futuro…Veo una luz…Y voy a caminar hacia ella con todas mis fuerzas y con toda mi convicción… Pase lo que pase. Sin miedo. Porque sé que en ella………………………..está……………..LA ESPERANZA….  ¡Ni un paso atrás!

 

César Fdez Rollán. En directo desde la Puerta del Sol (Madrid).  Domingo, 12 de Mayo de 2013, 22:15h.  Redactando desde el mismísimo centro de la primavera.

 

.

CARTA AL DIRECTOR PUBLICADA EN “EL CORREO”- Viernes 10 Mayo

Por cuestiones de espacio y con el visto bueno de un servidor como autor de la carta EL CORREO,
como el resto de periódicos, estracta las cartas que remitimos. Cuelgo en este caso la carta 
completa y la publicada en la edición en papel. Vaya dedicada a todos quienes defienden la
razón y las ideas solo y exclusivamente desde la palabra. Única arma legítima para la lucha.


Carta en edición impresa

“Yo no he sido especialmente activista de ningún movimiento. Los jóvenes de mi generación fuimos criados en la comodidad y en una sociedad que nos formó en valores poco sólidos y de dudosa corrección moral. Vive rápido, muere deprisa y deja un bello cadáver. Individualismo y hedonismo a la enésima potencia.Todo lo social; el compromiso con una idea o proyecto que fuera más allá del cuello de nuestras camisas nos resbalaba. 

Solo que en nuestro caso eso fue más imperdonable aún. Nosotros no vivíamos en una sociedad cualquiera. Vivíamos en la vasca. Una sociedad afectada e infectada por el odio y la violencia. No hablo de la de los titulares de prensa o la contada a kilómetros de distancia. Hablo de la de verdad. De la que se siente según sales del portal de casa. De la que se respira. De la que marca a fuego y duele en lo más hondo. La de ir a comprar el pan y la de la discusión en la cuadrilla. La de las fiestas populares o la universidad. La del pleno del ayuntamiento del pueblo o la del poteo por el Casco. La de las familias destrozadas. La de una convivencia herida y envenenada. Y en el mejor de los casos, quienes teníamos inquietudes o preocupación vagábamos perdidos sin saber cómo canalizarlas. La política no era una opción. Eso también olía a chusco y a poco limpio (el tiempo en eso nos dio la razón).

 A pesar de todo, tan harto como sajado, un servidor salió a la calle cada vez que la violencia arreciaba. Sin mirar nunca si quien la ejercía era uno u otro. Qué más da ETA, que GAL, GRAPO, que violencia de Estado. Qué más da Euskadi, que Irak, Palestina, o calabozo…Cuando todo es destructivo, fruto del odio y del no respeto a los derechos humanos.  Por eso me acerqué a Gesto Por la Paz. Sentía que tenía que hacer algo más. Gritar. Decir que NO. Quería. Debía. Al principio con ese miedo irracional que toda esta telaraña de terror cotidiano me había incrustado en las entrañas. Con la boca pequeña. Luego cada vez más orgulloso y convencido. Por sentirme parte de un movimiento que venciendo a ese miedo supo posicionarse desde el minuto uno y jugándose el tipo a favor de la razón. De la paz en mayúsculas y sin siglas ni servidumbres.

Por eso quería DAROS LAS GRACIAS. Por estar ahí frente a toda violencia. Porque en esos valores que habéis defendido todos estos años serán en los que trataré de educar a mis hijos y espero que ellos a los suyos. Y esa será la semilla que habréis dejado. Y estará ahí, ad eternum. 

Siempre y para los restos mi sombrero quitado ante vosotros y vosotras. Mila esker bihotz bihotzez”

 

ME DECLARO CULPABLE: DESAHUCIOS Y POLICÍA

Cierta mañana de Octubre me sumé, como individuo libre y parte de esta

Ni un paso atrás

sociedad harta y cansada, a los actos de protesta contra el desahucio de una familia en Galdakao. Creía que tenía que hacerlo. Me sentía en el deber. Para mí había llegado la hora de plantar cara a la injusticia y la barbaridad que supone el dejar a familias en la calle, desamparadas, indefensas y despojadas de toda dignidad. Con la mayor saña y crueldad. Y por parte de esos mismos bancos que hicieron negocio y que provocaron esta hecatombe que están llevando a la gente a quitarse la vida de la forma más horrible. Bancos que se siguen lucrando con todo esto y a quienes siguen inyectando millones ahora mismo, mientras nosotros nos quejamos o escribimos cartas al correo. Que siguen haciendo sangre con el más débil. Con el beneplácito de los poderes públicos. Con su “permiso”.

 

La consecuencia de mi osadía (y la de otro pobre cabeza de turco también

Indigno…

denunciado) es que esta semana me llegó una notificación del juzgado y el próximo 17 de Diciembre me enfrento a un juicio en Bilbao denunciado por el ministerio fiscal a instancias de la ertzaina por desobediencia y atentado a la autoridad. Por faltas y por daños (esguince creo) en un dedo meñique que dieron lugar a la baja laboral de uno de los agentes. Ni el mismísimo Valle Inclán habría imaginado esperpento mayor. En ese juicio ellos intentarán que se me condene al pago de una importante suma de dinero y que se me cargue de antecedentes para que me lo piense dos veces antes de ir al siguiente. Si reincides en tus actos en el futuro, la pena impuesta será mayor y así exponencialmente. Un bucle de coacción y represión ideado para quitarte las ganas de disentir. De expresarte. De actuar como ciudadano inteligente que discrepa ante Goliat. Con sus herramientas. Con sus armas. Con las del miedo. Con las de las multas y las de las condenas. Porque con la de la razón no pueden…

Pero no celebre juicio, su señoría. Déjese de pamamés. Ahorre tiempo y dinero a los ciudadanos. Y use esa sala del juzgado para cuestiones más importantes. No dudo que las habrá. Soy consciente de que mi palabra y la del otro chico, contra la de un agente de policía, vale poco o nada. Y, además, ¡qué coño!. Que me declaro culpable. Plenamente culpable. De llamarles indignos, cobardes y vergüenza a los agentes allí presentes. A todos. Por la actitud mostrada en el desahucio. Por su complicidad con los buitres carroñeros y en contra del

Vergüenza

pueblo. Ese al que supuestamente y según su código ético han de servir y proteger. Y al que, en cambio, estaban dejando en la miserable calle esa misma mañana. Si llamarles todo eso constituye delito; soy culpable. Si gritarles con toda la rabia e indignación del mundo y casi con lágrimas en los ojos de impotencia, cabrones con todas las letras y alguna otra lindeza mayor a la banca y a los políticos (ausentes todos en el acto, muy a mi pesar) constituye delito soy culpable. Lo siento. Sé que he obrado mal. Y rezaré varios avemarías por ello. Pero no me arrepiento. De corazón. Poco me parece en proporción a lo que está pasando. Violencia y atentados son la gente suicidándose e intentar coaccionarnos con sus argucias legales para que nos callemos como corderitos. No lo nuestro. Que seguimos dando ejemplo cuando quizás se merecieran una revolución con todo lo que ello conlleva…

Esta es la realidad. Y habrá de saberla la gente. Ni un paso atrás!!!

 

PD1- Con lo que no trago es con lo del dedo meñique…Por ahí no paso. De eso soy-somos inocentes. Con el enorme tamaño y peso de nuestras convicciones seguro que se habría lesionado algo mucho más grave al intentar movernos del portal. Otra vez me acuerdo de Inclán… Y esta vez también de las películas de

¿Para esto están?

Santiago Segura. Torrente es un genio comparado con este…

 

PD2- Y un detalle nimio pero importante, por cierto. Que no se nos pase por alto. Ni a ti ni a mí. Porque sale de nuestros bolsillos. Esa misma mañana del 17 de Diciembre se celebrará por tanto un juicio al que se dedicará un secretario, un juez, una sala, un fiscal y unos preciosos recursos judiciales del estado y nuestros, para esta cuestión. Y que cuestan un ojo de la cara. Telita. De nuevo recuerdo al gran Inclán… This is Spain, ladys and gentlemen. Este es el país (me da igual vasco que ibérico, visto lo visto) en el que vivimos…Por si se nos olvidaba…

DESPEDIDA FIESTAS BILBAO Y VERANO 2011…

¿Habéis tenido alguna vez esa sensación de tener ganas de que algo termine de una vez, pero que cuando termina, tienes al mismo tiempo una especie de vacío interior inconsolable (además de un resacón monumental) y estás deseando que empiece de nuevo??

Uno solo envejece cuando deja de buscar tesoros...No cejen...

Uno solo envejece cuando deja de buscar tesoros…No cejen…

 

365 días y bajando…MUY GRANDE CHIC@S!!

Y no solo GRANDE por la intensidad de lo vivido, por las risas y por los buenos momentos, por las juergas y el dulce frenesí…Si no por toda esa ‘gentuza’ increíble y entrañable con quien la compartes. Dice un máxima que no es tan importante lo que vives como con quién lo vives.  Que no son sólo los momentos y las experiencias lo que hace inolvidables o excepcionales las vivencias sino con quién las compartes. Y yo en eso me siento un privilegiado. Por poder compartirlas con gente como la que me rodea.  Pata negra. Kalitatea.

Hoy creo que voy a llorar cuando quemen a MARIJAIA y queden oficialmente finalizadas las fiestas de Bilbao del presente año….Sí; seguro que alguna lagrimilla se me escapa…Han pasado demasiado rápido…Demasiadas emociones vividas para que se nos hayan escapado así de raudas y veloces…Como arena de playa entre los dedos…

Sí; definitivamente creo que lloraré…De felicidad y de pena a la vez…Difícil de entender, lo sé…Pero muchos comprenderéis de lo que hablo…No es sólo que se acaben las fiestas…Es mucho más…Solo el que salta a este terreno de juego y se deja la piel en el campo, lo sabe…

Lloraremos. Como cuando uno se iba el último día de aquellos campamentos o de las colonias de verano y se despedía de los camaradas, de los compinches, de los cómplices de gestas épicas en la piscina o de risas nocturnas en las literas y en los sacos de dormir… ¿Os acordáis? O como cuando se acababa el verano y cada uno volvíamos a casa, al cole, al insti, a los deberes, a las clases particulares, a las obligaciones, a la rutina…A la vida…

Y cuando sabíamos que aunque lo deseáramos con toda el alma, el fin de ese verano significaría a la vez el fin de muchas otras cosas más…Y nosotros, pobrecitos, sin poder impedirlo…Sufriendo de nostalgias y de adioses, como bellacos… Sufriendo por crecer un poco más cada verano…Y por empezar a ser un poco menos niños…Un poco menos Peter Panes y Campanillas…Un poco menos Goonies…Un poco más lejos de aquel tesoro del capitán pirata y de nuestra particular bahía de Goon…

Llorando desconsoladamente. A veces delante de todos. Después del abrazo o del beso de despedida. Después de la mirada última del amigo que se va, o de la sonrisa del que se queda; o de las mariposas en el estómago de ese amor de tu vida que duraba un verano y que de intenso, dolía… Otras veces, llorando a escondidas, en el viaje de vuelta, escuchando esa canción, banda sonora de las vacaciones en los walkman a pilas; presos de esa soledad inmensa y abismal que suponía el regreso; mirando por la ventanilla del coche del aita, o del autobús de línea que nos devolvía a la realidad… Sin poder para el tiempo…Sin poder para el reloj y congelar para siempre aquellas amistades, aquellos paisajes espléndidos de la niñez, aquellos amores arrebatados y hermosamente puros por lo inocentes; y toda aquella marea descontrolada y testosterónica de emociones al límite…Como si fuera a acabarse el mundo…Nuestro mundo…Y aquellas tantas primeras veces…

BilboGoonies

BilboGoonies

¿Os acordáis? Como tontitos…A lágrima viva….

Pues eso…Todo eso; solamente eso; y nada más y nada menos que eso…Es lo que se nos acaba una vez más, esta noche, señoras y caballeros; cuando quemen a Marijaia en las aguas del Nervión… Cuando todo lo vivido, y lo sentido, y lo bebido, y lo reído, y lo bailado, y lo cantado, y lo crecido…Ya sean solo cenizas…Y nostalgia…Y recuerdos…

Como arena entre los dedos…Y nosotros, pobrecitos, sin poder parar el tiempo…

SALVE MARIJAIA!!! Llena eres de gracia….Solo te pido salud para volver a verte el año que viene… Y volver a saltar al terreno de juego… 😉

PD- Discúlpenme ustedes la divagación y la nostalgia…Me pasa siempre que estoy feliz…O de resaca…

Salud, larga vida y buenos vientos.

César Fernández

28 de Agosto de 2011

Categorias