Archivo mensual: noviembre 2014

DIARIO DEL CAMBIO HISTÓRICO (CAP. 5) – “25M. Un día para la Historia. Las voces de las plazas asaltando las instituciones”

 

“Recuerdo llamadas de varios compañeros. Desatadas. Jubilosas. Bullicio de fondo en aquella noche bilbaína que yo cambié por el sofá de casa. Todos llorando. Como locos y locas. De alegría. De descarga. De por fin. Ellos llorando a un lado de la línea y yo al otro. Aunque había poco que celebrar. Vivíamos y vivimos en un estado de emergencia. Pero lo necesitábamos. Lo necesitábamos…”

(Viene del capítulo 4)
De lo que pasó después ya sois casi todos y todas conocedores. Porque pasamos del ‘cuasi anonimato’ a la locura total. Aquel domingo 25 de mayo del 2014

La campaña de la ilusión

ya es un día para la Historia de este país nuestro de paradojas y contradicciones. A lo largo de toda la mañana nos iban llegando noticias de whatssap de compañeros desde los colegios electorales comentando que las papeletas (tan polémicas y controvertidas a cuenta del logotipo con el careto de Pablo Iglesias) estaban bajando misteriosamente y no sabíamos si era porque las estaban ‘robando’ o porque verdaderamente nuestro mensaje de indignación y de ansia de cambio se había escuchado y había calado en la población: “¿Cuándo fue la última vez que votaste con ilusión?” Preguntábamos al electorado pero nos lo decíamos a la vez a nosotros mismos. Como parte de esta sociedad harta y asqueada.

Nervios. Incertidumbre. Expectación. Toda la jornada. Esperando los datos. Fríos pero definitivos. El termómetro inclemente de las cifras. Solo ellas podían reafirmarnos y devolvernos la confianza en que la sociedad de este país iba por fin a decir basta en las urnas (no en el sofá de sus casas o en los bares) y solo ellas podían acabar con el sueño del “sí, se puede”. Apenas tres meses de tiempo para trabajar. Pero a mí me dio la sensación de que habían pasado tres años. De que el tiempo se aceleraba. De que el reloj de la Historia estaba ‘esprintando’. Como todas y todos nosotros. Conscientes del ahora o nunca. De la cita ineludible con el intento de los intentos. La madre de todas las batallas. La Revolución de nuestro tiempo.
Esa noche intensa de domingo electoral se iban a decidir muchas cosas. Catalizadas en un diagrama de barras y de colores. Se iba a conocer si este cuento fue bonito mientras duró o si habíamos logrado mover la bola de nieve y solo era el principio de una larga historia. Muchos compañeros de esfuerzos y de tajo de Podemos Ahal Dugu Bizkaia, se reunieron esa noche en un local de Bilbao para ver juntos los resultados. Nadie sabía si iba a ser una noche de tristeza o si íbamos a recoger de la siembra de nuestras esperanzas. Servidor no acudió. Después de unos meses en paro me tocaba trabajar es lunes y preferí quedarme en casa. Intentado mantener el sosiego. (intentándolo digo, porque fue imposible) Todo lo que se podía hacer ya estaba hecho…. Y sucedió… Sucedió…

El bombazo. La sorpresa. Otro capítulo del despertar. Cinco escaños y 1,2 millones de personas repartidas por todo el Estado creyendo en la misma causa

Los Cinco Eurocandidatos

en la que creíamos nosotros. Cada cual con sus motivos. Los que fueren. Todos dando una oportunidad al cambio. A otras formas de ver y de hacer las cosas. Es la hora de la gente. Por fin. Algo había cambiado. Y todos y todas nosotras los sabíamos. Gente normal logrando cosas extraordinarias. Haciendo la Revolución. Mucho por hacer. Pero misión cumplida. Bola de nieve rodando. Y que la pare quien tenga arrestos. Todo lo que estaba pasando era increíble. Recuerdo llamadas de varios compañeros. Seguidas. Desatadas. Jubilosas. Bullicio de fondo en aquella noche bilbaína que yo cambié por el sofá de casa y la compañía de mi pareja. Todos llorando. Como locos. De alegría. De descarga. De por fin. Ellos llorando a un lado de la línea y yo al otro. Con el corazón en un puño. A mil revoluciones. Compartiendo felicidad. Aunque había poco que celebrar. Vivíamos y vivimos en un estado de emergencia. Pero lo necesitábamos. Lo necesitábamos. (Sigue en CAPÍTULO 6)

DIARIO DEL CAMBIO HISTÓRICO (CAP. 4) – “Campaña electoral de Podemos a Europa sin un clavel”

CAPÍTULO 4 – “Nuestra locura de una campaña electoral sin dinero. A los bancos ni agua. El capital humano venciendo al económico”

 

(Viene de capítulo 3…)  La democracia española pedía a gritos un reinicio que la pusiera al servicio de los intereses de las mayorías ciudadanas, en lugar de postrarla ante las minorías elitistas y económicas. El mundo al revés.

Os juro que en toda mi vida a un servidor no se le había pasado ni por asomo por la cabeza hacer campaña o repartir pasquines públicamente en nombre

Sumar es vencer

de absolutamente ningún partido político del panorama que teníamos. Ni en veinte vidas. Había algo que ‘tufaba’. Que echaba para atrás. Y quizás lo hiciera en este caso porque esto nunca me pareció tal. Porque aquí solo veía a población civil tomando las riendas. Empoderándose. Luchando contra Goliat. Conformando la Revolución de nuestro tiempo. En todos estos meses siempre que algún revés me ha restado energía o ilusión me acuerdo de mis abuelos, y de que esto no es solo por mí. Si no también por ellos. Y pienso en esos hijos que aún no tengo y en que todo esto que hacemos algún día redundará en ellos. Y en la gente que está jodida. Y en lo injusto de todo este modelo de mundo que hemos construido. Ya estábamos en Abril. A un mes de las elecciones. Con mil incertidumbres sobre ‘dónde nos estábamos metiendo’. Pero equivocados o acertados. Una cosa teníamos clara. Esta era la herramienta. Esta era la posibilidad. Esta era la esperanza.

Construir y organizar la campaña electoral para Europa de algo recién nacido y con los medios materiales y con los pocos recursos humanos de los que disponíamos no fue nada fácil. Había que intentar mover una gigantesca bola de nieve que estaba parada aún. Ante la cuesta. Era ahora o era nunca. Y aquello nos exigió multiplicarnos y echar el resto. Supuso además para muchos problemas de índole personal de conciliación con nuestros trabajos, estudios, familias o pareja. Gente que no entendía lo que estaba pasando. Y el por qué de nuestros esfuerzos y vehemencia. El por qué de nuestra intensidad: recogida de firmas por la calle para avalarnos, charlas en los pueblos, pegadas de carteles… En 5 meses estábamos sacando adelante el trabajo que a muchos partidos les costaba varios años. Pero nuestro motor era mucho más poderoso. Una convicción férrea nos movía a todos y todas. Y demostramos que sí. Que sí se podía. Sin pedir dinero a los bancos y sin renunciar a nuestros principios. Con listas abiertas. Con colaboración voluntaria. Con lo político entendido como servicio a una causa. La de coger lo de la gente y devolvérselo a la gente.

Aún recuerdo una conversación (Fortu, Josean, David y Neli, creo recordar, Víctor y Dani habían estado por allí de visita antes) subiendo de repartir

Trabajo colectivo

información y caminando desde la plaza de Portugalete a Repélega. A escasos días de las votaciones: ¿Cuántos votos harán falta para tener un escaño?. Ninguno teníamos ni idea. Un teléfono móvil. Mira en Google. ¿400.000 mil votos? ¡Joder! Eso es la hostia ¿no?. Miradas de preocupación. De inquietud. De ganas de saber en qué se traducía tanto esfuerzo y tanta fe… ¿Cuántos creéis que sacaremos?. ¡Si llegamos a dos sería la hostia, pero uno ya es una victoria! ¡Tendríamos voz! ¡Pero si no tenemos dinero ni para las papeletas!. Ja,ja,ja. Fin de la conversación. Unas cañas y sonrisas cómplices. Algo estaba pasando…Lo podíamos sentir… Y cada cual pensaría para sí lo que quisiera. Pero nadie daba un duro por todo lo que pasó después.

Ni las estadísticas ni los medios se enteraron de la fiesta. Ellos seguían en su nube de Valencia. Mirándose el ombligo….
Pasando y ninguneando las notas de prensa que nos esforzábamos en remitirles. Sin acudir a cubrir nuestros actos de campaña. Sin pulsar lo que estaba bullendo en las redes, en las calles, en los Círculos de toda España. Así que nadie lo vio venir. O no al menos en tal magnitud. Porque ni siquiera nosotras éramos aún conscientes de lo que estábamos logrando… (sigue en Cap. 5)

Contador Visitas

Galeria personal

Get the Flash Player to see the slideshow.

Categorias